El número de delitos violentos subió un 18% en Estados Unidos el año pasado, mientras que los delitos contra la propiedad aumentaron 11%, informó el gobierno el miércoles.

Fue el primer aumento anual de los delitos violentos desde 1993, poniendo fin a una larga sucesión de declives en la estadística. El delito violento cayó en un 65% desde 1993, de 16,8 millones a 5,8 millones el año pasado.

Según la encuesta anual de la Oficina de Estadísticas de Justicia, el alza en las dos categorías citadas para el año pasado se debió en gran medida a los niveles históricamente bajos registrados en el 2010.

El aumento en el delito violento ha sido resultado de un alza en asaltos, con un incremento del 22%, de 4 millones en el 2010 a 5 millones el año pasado. Pero la incidencia de violación, agresión sexual y robo permaneció mayormente sin cambios, así como los delitos violentos que involucran armas o lesiones.

"Aunque es motivo de preocupación, yo evitaría pronosticar tendencias delictivas futuras en base a una fluctuación de un año", comentó Chris Melde, profesor asistente en la escuela de justicia de la Universidad Estatal de Michigan.

"Se pueden tener cambios porcentuales que parezcan muy grandes, pero a menos que uno los ponga en perspectivas a mayor plazo, a veces se puede malinterpretar la gravedad general del problema", agregó Melde.

Los aumentos en delitos violentos experimentados por blancos, hispanos, jóvenes y hombres representaron la mayoría del incremento en ese rubro.

En la encuesta más reciente, los delitos contra la propiedad subieron por primera vez en una década, de 15,4 millones en 2010 a 17 millones el año pasado. Los hurtos a viviendas subieron el 14%, de 3,2 millones a 3,6 millones. Los robos aumentaron el 10%, de 11,6 millones a 12,8 millones.