El miembro alemán en el directorio del Banco Central Europeo (BCE), Jörg Asmussen, ha apoyado la iniciativa del ministro germano de Finanzas, Wolfgang Schäuble, para que los estados miembros cedan mas competencias, sobre todo en materia presupuestaria, a la Unión Europea (UE).

Asimismo ha expresado su respaldo a la propuesta de Schäuble de dar mayor poder al comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios para que pueda vetar un presupuesto nacional en el caso de que atente contra los criterios de estabilidad de la Unión Monetaria (UME).

"Es una buena idea que el comisario monetario pueda rechazar un presupuesto", dijo Asmussen hoy en declaraciones a la emisora Hr-INFO, en la que comentó que ese veto debe afectar a la totalidad del presupuesto y deberá ser el estado afectado el "competente a la hora de corregirlo".

"El ministro de Finanzas ha abordado un punto muy importante que debe aclararse: el hecho de que en Europa hay que compartir mas soberanía para hacer justicia a las exigencias de estabilidad de la UME", afirmó el directivo alemán del BCE.

A su juicio, la cuestión central de la iniciativa de Schäuble consiste en "cómo actuar con un país que descontrola sus presupuestos y atenta contra los acuerdos que se han tomado de manera conjunta".

Con vistas a la cumbre de Bruselas que comienza mañana, Asmussen exige que se den los primeros pasos concretos para antes de acabar el año "presentar un plan de ruta para definir cómo será Europa dentro de diez años".

El jefe del Tesoro alemán dijo ayer que, en el camino hacia la unión fiscal "hay que dar ahora pasos mas grandes" y es necesario dar mayor poder al comisario de Asuntos Económicos y Monetarios y otorgarle tanta influencia como al comisario para la Competencia.

"El comisario europeo de Competencia es respetado y temido en todo el mundo", declaró Schäuble, quien habló también de dar "un derecho de voto flexible" y mayor capacidad de decisión a los parlamentarios europeos.

En ese sentido explicó que desea formar en el seno del Parlamento europeo varios grupos parlamentarios diferenciados, formados por diputados de los estados afectados, que tomen decisiones que competan exclusivamente a los países de la zona del euro o del acuerdo de Schengen.

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, insistió anoche en que no se debe actuar con "precipitación" para la puesta en marcha de la unión bancaria en la zona euro, sino que está debe construirse sobre "bases sólidas" y criterios de "eficiencia".

"La calidad es prioritaria sobre la velocidad", indicó la jefa del Gobierno alemán, en una breve comparecencia tras su reunión con el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeld.

Por su parte, el presidente del Parlamento europeo, Martin Schulz, ha condicionado la propuesta de Schäuble de conceder al comisario monetario europeo capacidad para vetar presupuestos nacionales si atentan contra los criterios de estabilidad.

"No debe haber un ministro de finanzas de la UE que pueda relativizar el derecho presupuestario de los países miembros. De poder existir (esa figura), solo con legitimación democrática", afirma el socialdemócrata Schulz en declaraciones hoy al rotativo "Die Welt".

A su juicio la concesión de mayores poderes al comisario monetario europeo solo será posible "si los parlamentos nacionales y el Parlamento Europeo acuerdan criterios para que un derecho de intervención así sea imaginable".

Schulz subraya que es necesario un mayor control presupuestario, pero "no puede ser que nos pongamos de acuerdo sobre reglas comunes que al final nadie respeta".