Argentina afirmó hoy que mantendrá su reclamación para la completa derogación de una norma dictada por España y que afecta a sus exportaciones de biodiesel a ese país europeo.

"La revisión de la norma para permitir el ingreso del biodiésel argentino fue gestión del Gobierno ante la Organización Mundial del Comercio (OMC)", dijo hoy la presidenta argentina, Cristina Fernández.

A partir de hoy, España ha dejado sin efecto parte de una norma que desde abril pasado impedía en la práctica el acceso de biodiesel argentino a ese mercado, medida por la que la nación suramericana acudió a la OMC.

La Cancillería argentina consideró que la orden adoptada por el gobierno español en abril "evidenciaba, una vez más, las prácticas proteccionistas europeas al asignar cuotas de producción a los productores de biodiésel únicamente localizados en la Unión Europea".

"Argentina persistirá en su reclamo hasta tanto la norma española sea derogada en su totalidad y se garantice el acceso del biodiesel argentino al mercado europeo en las mismas condiciones de trato que a los productores del resto del mundo", dijo hoy la Cancillería argentina en un comunicado.

El Gobierno de Cristina Fernández sostuvo hoy que la orden dictada ayer martes por el Ejecutivo español "deja sin efecto las medidas previstas en la norma cuestionada, convalidando las denuncias de Argentina ante una medida discriminatoria y en flagrante violación de los compromisos contraídos en la OMC.

El 17 de agosto pasado, Argentina cuestionó formalmente ante la OMC la resolución de España relativa al biodiesel.

Según el Gobierno de Fernández, "esta orden evidenciaba, una vez más, las prácticas proteccionistas europeas al asignar cuotas de producción a los productores de biodiesel únicamente localizados en la Unión Europea".

En la práctica, alegó Argentina, la norma disponía una prohibición de hecho a la importación de biodiesel extracomunitario, dejando fuera del mercado al producto de origen argentino, "líder mundial por eficiencia y costos".

"La medida fue tomada inmediatamente después de que Argentina declarara sujeto a expropiación el 51% de las acciones de Repsol en YPF", recordó la Cancillería argentina.

Argentina señaló que en defensa de sus intereses así como los de los productores de su país, inició acciones contra España y la Comunidad Europea ante la Organización Mundial de Comercio.

"Al pedido argentino se sumó la reciente advertencia de la Comisión Europea sobre la necesidad de que España se ajuste a la normativa de la OMC, avalando la posición de nuestro país", indicó la Cancillería argentina.