El grupo industrial francés Alstom se adjudicó una licitación para proveer una flota de doce trenes nuevos a la Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE) de Chile por un valor de 68 millones de dólares, informó hoy el Gobierno chileno.

Los trenes operarán una nueva ruta que entrará en servicio a principios de 2014 y que unirá Santiago con Nos, en las afueras de la capital, y con Rancagua, en la región de O'Higgins, a unos 90 kilómetros al sur.

El contrato suscrito entre Alstom y la empresa estatal contempla la fabricación de doce trenes de última generación con aire acondicionado y la opción de compra de ocho unidades adicionales.

Las ofertas del proceso de licitación, al que también se presentaron las españolas CAF y Talgo, fueron analizadas por una comisión externa a EFE, que se inclinó por la propuesta más económica, precisó el Gobierno.

El ministro de Transportes, Pedro Pablo Errázuriz, señaló que el acuerdo con Alstom es un "paso fundamental" para el propósito del Gobierno "de devolverle a los trenes un sitial de privilegio".

El ferrocarril fue un medio de transporte muy utilizado en Chile hasta la década de los setenta. Desde entonces, la falta de inversión durante la dictadura militar y los sucesivos gobiernos democráticos lo han relegado a un papel secundario en desmedro del transporte por carretera.

De hecho, la operación supone la primera adquisición de trenes nuevos para EFE en los últimos cuarenta años.

"Nuestro objetivo es generar e implementar un modelo sustentable para el desarrollo de EFE y del modo ferroviario en Chile", dijo el presidente de la estatal, Víctor Toledo.