La crisis de deuda en Europa y el decrecimiento económico en el mundo, sobre todo en mercados emergentes, generaron que el gobierno alemán redujera el miércoles su pronóstico de crecimiento para el próximo año.

Si bien el Ministerio de Economía del país redujo de 1,6% a 1% su expectativa de crecimiento para 2013, trató de tranquilizar a quienes temen que la economía más grande de Europa caiga en una crisis económica. El pronóstico actualizado del miércoles concuerda con otras predicciones recientes.

Pese a reducir sus expectativas para 2013, el Ministerio aumentó ligeramente el pronóstico para este año de 0,7% que señaló en abril a 0,8%.

La economía alemana, que el año pasado fue valuada en poco menos de 2,6 billones de euros (3,4 billones de dólares) en comparación con los 12 billones de euros (15,7 billones de dólares) de Estados Unidos, ha experimentado dos años consecutivos de crecimiento sólido. Su economía se expandió 4,2% en 2010 y 3% el año pasado.