Un estadounidense de origen iraní se declaró hoy culpable de participar en una trama terrorista para intentar asesinar al embajador saudí en EE.UU., en un plan en el que supuestamente estaban implicados agentes del Gobierno de Irán.

Manssor Arbabsiar, de 58 años, admitió ante un juez federal de Manhattan su culpabilidad en tres cargos de conspiración e intento de asesinato, y será sentenciado el próximo 23 de enero, anunció la Fiscalía Federal del Distrito Sur de Nueva York.

El acusado, de origen iraní pero nacionalidad estadounidense, fue detenido a finales de septiembre de 2011, y se enfrenta ahora a una pena máxima de 25 años de cárcel.

Arbabsiar viajó el año pasado en varias ocasiones a México, donde contactó con un hombre al que creía un narcotraficante mexicano (que en realidad era un agente del FBI que grabó las conversaciones) para que asesinara al embajador saudí en Washington, Adel Al Jubeir.

El asesinato debía cometerse por medio de un atentado con explosivos en un restaurante de la capital de Estados Unidos, a cambio de un pago de 1,5 millones de dólares, de los que Arbabsiar llegó a realizar dos transferencias bancarias por un total de 100.000 dólares como anticipo.

Arbabsiar admitió hoy también que agentes de las fuerzas Qods, una unidad especial de los Guardianes de la Revolución iraníes. armadas iraníes estaban implicados en el complot, ya que le reclutaron y financiaron para cometer ese y otros atentados.

También declaró que recibió parte del dinero de un cómplice desde Irán, llamado Gholam Shakuri, también supuesto miembro de las fuerzas Qods.

EE.UU. acusó en octubre a Manssor Arbabsiar y al iraní Gholam Shakuri de participar en una trama terrorista presuntamente orquestada por Irán para atentar contra las embajadas de Arabia Saudí e Israel en Washington y asesinar al embajador saudí.