La tranquila noche de Paul Main fue sacudida por el incesante timbre del teléfono y las cámaras de televisión en afuera de su casa. Todo el mundo quería saber si él era el Paul Main que ha sido acusado de visitar prostitutas en Kennebunk.

La respuesta fue negativa. Pero la decisión de revelar los nombres de presuntos clientes de prostitutas sin edades ni direcciones ha causado grandes problemas para los homonimos de los acusados.

Durante semanas, rumores sobre un negocio de prostitución habían causado revuelo en este pequeño poblado de Nueva Inglaterra conocido por sus playas, sus viejas mansiones y su proximidad al complejo de verano de la familia Bush.

El lunes, las autoridades dieron a conocer los primeros 21 de los más de 150 nombres de hombres acusados de pagar a una instructora de ejercicios por relaciones sexuales.

"Yo no tengo problemas con que se revelen los nombres. Pienso que es lo correcto, pero no está bien hacerlo de una forma tan chapucera", dijo Main, policía retirado y ex jefe de la división de detectives del condado de York.

Las direcciones, edades y otra información que permitiría identificar a los hombres no fue revelada, luego que un juez falló que la ley estatal requiere que esos datos sean mantenidos confidenciales porque algunos de los encuentros sexuales pudieron haber sido grabados en video, lo que hace a los hombres víctimas potenciales de invasión de privacidad.

El martes, el juez superior Thomas Warren revirtió su decisión, al fallar a favor de un pedido del diario The Portland Press Herald de que se revelasen las direcciones y otros detalles de los hombres.

La policía de Kennebunk volvió a publicar los nombres, esta vez con los detalles adicionales. La lista revisada incluye al ex alcalde de South Portland James Soule y residentes de más de una decena de ciudades y pueblos en Maine, además de uno de Boston y otro de Nueva Hampshire. Los hombres tienen entre 34 y 65 años, y entre ellos hay un abogado, un agente forestal y un tasador inmobiliario.

The Associated Press declinó distribuir los nombres en la lista hasta que las identidades precisas de los acusados pudiesen ser confirmadas.

Pero muchos medios de prensa publicaron la primera lista, causando problemas para hombres como Main, cuyo nombre es compartido por al menos otras 20 personas solamente en Maine.

Los residentes habían estado esperando con ansiedad la publicación de los nombres desde que Alex Wright, de 29 años, fue acusada este mes de usar su estudio y una oficina que alquiló al frente para prostitución. La policía dice que Wright mantuvo rigurosa documentación de acuerdo con la cual el negocio generó 150.000 dólares en 18 meses.