Los docentes chilenos salieron hoy a las calles de Valparaíso para reclamar al Gobierno la aprobación de políticas que mejoren sus condiciones laborales y fomenten la calidad pedagógica del sistema educativo.

La manifestación, convocada por el Colegio de Profesores en coincidencia con la celebración de su día nacional, transcurrió sin incidentes por las calles del principal puerto del país y finalizó en la Plaza del Pueblo, en las inmediaciones de la sede del Congreso Nacional, en donde los convocantes leyeron un manifiesto.

La convocatoria, a la que se sumaron la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) y la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), reunió, según los organizadores, a unas 5.000 personas que mostraron su malestar por el proyecto de ley "Carrera Docente".

Dicha ley, que debe discutirse hoy en el Parlamento, pretende establecer un sistema de promoción y desarrollo profesional docente a través del sistema municipal y plantea un aumento de los salarios mediante asignaciones especiales basadas en la calidad pedagógica.

Los manifestantes acusaron al Gobierno de colocar el acento en la cuantificación de los objetivos docentes y no en la mejora de la calidad del sistema educativo.

Les respondió el ministro de Educación, Harald Beyer, quien calificó de "desalmada" la actitud de los profesores ante una ley que, según dijo, pretende mejorar sus condiciones laborales.

"Nosotros sabemos que es una profesión que no es suficientemente reconocida por la sociedad y estamos trabajando para recuperar la valoración de esta profesión porque sin ello es imposible que vayamos a tener la educación de calidad y equidad que todos los niños se merecen", atizó Beyer.

La posición crítica de los profesores ante las políticas del Gobierno se une a las manifestaciones que desde mayo de 2011 realizan los estudiantes universitarios y secundarios para exigir una educación gratuita y de calidad.

Los alumnos reclaman un cambio del sistema impuesto en 1981 por la dictadura de Augusto Pinochet, que redujo la participación estatal y abrió la educación al sector privado.