La Autoridad panameña del Ambiente confirmó hoy que pidió a la Convención Ramsar anular una decisión de aumentar la extensión de las áreas protegidas de la Bahía de Panamá, con el argumento de que con ello se evitarán eventuales conflictos legales con inversionistas privados de las áreas colindantes.

La Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) se pronunció sobre el asunto después de que varias organizaciones ambientalistas denunciaran el lunes que ese organismo estatal pretende reducir las áreas de la Bahía de Panamá protegidas bajo la Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional o Ramsar, "para favorecer intereses particulares".

En una declaración publicada este martes, la ANAM precisó que pidió el pasado 1 de octubre a la Convención Ramsar "suspender la extensión del área protegida solicitada en 2009 y regresar a los límites oficiales establecidos en el año 2003".

"Hay algunos proyectos (privados) cuyos linderos afectan los límites del humedal y pueden iniciar causas que pondrían en peligro la propia esencia de esta zona protegida, por esa razón (...) es que se tomó la medida de solicitar volver a la dimensión anterior", señaló el organismo estatal panameño.

La declaración oficial señala que el Humedal Bahía de Panamá tiene una extensión de 85.652 hectáreas, de las que 39.691 hectáreas corresponden a la superficie terrestre y 45.960 a la marina, sin precisar los cambios introducidos con la extensión.

La solicitud hecha ante la Convención Ramsar el pasado 1 de octubre se enmarca en el "espíritu" de la ANAM, que tiene como "prioridad la conservación de los recursos marino-costeros" del país centroamericano, añadió la información oficial.

Según informó la semana pasada el diario local La Estrella, la anterior directora de la ANAM, Lucía Chandek, quien renunció recientemente al cargo, pidió a la Convención Ramsar extender las áreas protegidas en la Bahía de Panamá, algo que ese organismo internacional aceptó.

El rotativo aseveró en su edición del pasado viernes que el nuevo director interino de la ANAM, Silvano Vergara, envió una carta a la Comisión Ramsar para pedir la anulación de la extensión.

Los humedales son objeto de controversia desde que la Corte Suprema del país dejó sin efecto el pasado 27 de abril una resolución de la ANAM que declaró en 2009 a la Bahía de Panamá y a un sitio en Donoso, en la provincia caribeña de Colón, como áreas protegidas por recomendación de la Convención Ramsar.

La Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo de la Corte Suprema de Justicia panameña argumentó entonces que la ANAM no sometió la resolución a consulta pública antes de aprobarla.

Varias organizaciones ambientalistas declararon el lunes que se mantienen "firmes en la lucha por la salvación de los humedales de la Bahía de Panamá".

En un comunicado, las organizaciones, entre ellas Mar Viva, señalaron que esos humedales "cuentan con normas de protección vigentes y de obligatorio cumplimiento adicionales a la Resolución emitida por la ANAM en 2009 y que fue suspendida por la Corte Suprema de Justicia, una materia aún pendiente de resolver con las acciones legales interpuestas por varias ONG y otros demandantes".