El presidente panameño, Ricardo Martinelli fue recibido hoy en Berlín en el Palacio de Bellevue por el jefe del Estado alemán, Joachim Gauck, en la segunda jornada de su visita oficial por Alemania.

Martinelli siguió con su homólogo alemán la ronda de contactos políticos, iniciada la víspera con la canciller alemana, Angela Merkel, así como encuentros con el ministro de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle; el alcalde-gobernador de Berlín, Klaus Wowereit, y el vicepresidente del Parlamento, Hermann Otto Solms.

El presidente panameño seguirá hoy viaje a Hamburgo, donde se reunirá con la teniente de alcalde de la ciudad hanseática, Dorothee Stapelfeldt, y con representantes de las empresas portuarias.

Ya el miércoles, el presidente visitará la central de Hamburger Hochbahn, empresa gestora del tren elevado de la ciudad hanseática, para informarse sobre el sistema de transporte de Hamburgo.

Posteriormente, Martinelli viajará a Maguncia (oeste) donde intervendrá como invitado de honor en la clausura de las Jornadas de Latinoamérica que anualmente celebran las cámaras de industria y comercio alemanas.

El presidente subrayó ayer en una rueda de prensa conjunta tras entrevistarse con la canciller el atractivo de Panamá como "puerto de entrada para la industria y el comercio alemán en el resto de Latinoamérica", región en la que Alemania "tiene un gran espacio para pode seguir creciendo en inversiones".

Martinelli y Merkel hablaron asimismo de la incorporación de Panamá al Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea, así como de la posibilidad de firmar un tratado de doble tributación para impulsar las inversiones.

Ambos mandatarios abordaron también el establecimiento de un colegio alemán en el país centroamericano, así como la cooperación entre las compañías aéreas de los dos países.

Respecto a la profunda crisis que vive la eurozona, Martinelli expresó su "plena fe y confianza" en el euro y las economías alemana y europea y en ese sentido señaló que su país buscará mecanismos para implantar la moneda comunitaria paralelamente al dólar estadounidense como divisa de circulación legal.