La misión de Naciones Unidas en Haití abogó hoy por instaurar el Consejo Electoral Permanente (CEP) para celebrar las elecciones atrasadas desde hace diez meses e invitó a respetar la cláusula constitucional de dar a las mujeres un 30 % de presencia entre los nueve miembros de esa institución.

"La ONU es favorable al respeto de la constitución de Haití, que prevé un Consejo Electoral Permanente", dijo en conferencia de prensa el jefe de la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah), Mariano Fernández.

El Gobierno haitiano planeaba celebrar en noviembre elecciones legislativas parciales y locales, pero hasta el momento no se han podido organizar.

Explicó que la constitución prevé un CEP y las instituciones que deben establecerlo, el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial, existen, por lo que este organismo debe ser instaurado.

Tres nuevos representantes fueron elegidos recientemente por el Consejo Superior del Poder Judicial (CSPJ) en sustitución de otros tres seleccionados anteriormente, lo que para Fernández supone la corrección de un "error", al haber sido elegida una mujer entre ellos.

En ese sentido, invitó al Ejecutivo, que también eligió ya a sus representantes, a hacer lo mismo, puesto que la Constitución prevé la presencia del 30 % de mujeres en las instituciones públicas. "Pienso que el presidente (Michel Martelly) seguirá el mismo camino", dijo.

En cuanto a las dos cámaras del Parlamento, que se encuentran en la imposibilidad técnica de reunir el quórum de dos tercios requerido, debido a la expiración del mandato de 10 de los 30 senadores, deberán encontrar "la solución" para la elección de sus representantes en el CEP, según Fernández.

"El Parlamento deberá nombrar a sus miembros, puesto que el Parlamento existe. Debe encontrar la solución", declaró el jefe de la Minustah.

Sobre las manifestaciones que últimamente se producen en varias regiones del país y que piden la dimisión de Martelly, opinó que "todo el mundo tiene la libertad de manifestarse y hay un presidente elegido por cinco años", cuyo mandato finaliza en 2016, enfatizó Fernández.

"Se puede pedir que el presidente se vaya, (sin embargo) mejor sería preparar a un buen candidato para 2016", añadió.

Por lo que se refiere a la situación general del país, el jefe de la Minustah consideró que se registraron algunos progresos en la "estabilización del Estado de Derecho y las instituciones, en la reducción de la violencia, lo que permite reducir el personal militar y policial".

El Consejo de Seguridad de la ONU decidió que el personal de la misión se reduzca a 6.270 soldados y a 2.601 policías.

"Se intentará terminar las funciones de la Minustah en el plazo de tres a cuatro años para transformarla en una misión política", indicó Fernández, quien precisó que, para ello, el personal de la Policía Nacional de Haití deberá alcanzar los 15.000 agentes.