La hija de Joaquín "El Chapo" Guzmán, uno de los narcotraficantes más buscados del mundo, no ha ofrecido información que pudiera llevar a la captura de su padre, luego de ser detenida en San Diego por violar las leyes de inmigración al ingresar a pie desde Tijuana, dijo el martes un funcionario estadounidense.

El funcionario dijo que el arresto de Alejandrina Gisselle Guzmán Salazar ha sido un "callejón sin salida" en la búsqueda del escurridizo líder del Cártel de Sinaloa, una de las organizaciones del narcotráfico más poderosas de México. El funcionario habló a condición de anonimato porque la investigación no ha sido hecha pública.

La mujer de 31 años fue acusada el lunes de fraude y uso inapropiado de visas, tres días después que las autoridades la arrestasen en el cruce de San Ysidro, al sur de San Diego y fronterizo con Tijuana, el más transitado de Estados Unidos.