El gobierno afirmó que cumplirá el miércoles con obligaciones de deuda por 200 millones de dólares y criticó a la calificadora de riesgo Moody's por poner en negativo toda la emisión de bonos emitidos en la divisa estadounidense bajo la ley argentina.

"Mañana se paga cupón BONAR X en dólares. Doscientos millones de dólares... nuevamente cuando estamos por pagar un bono viene ataque especulativo ayudado por la calificadora (Moody's) y algunos medios. Nosotros seguimos cumpliendo", dijo el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, el martes en su cuenta de Twitter.

El ministró salió así al paso de las dudas que surgieron en los mercados por la reciente decisión de la provincia norteña de Chaco de pagar en pesos los vencimientos de un bono emitido en dólares.

Moody(asterisk)s señaló en la víspera que "en la medida en que las emisiones reflejan una escasez general de divisas en el país y un gobierno cada vez más intervencionista, todos los instrumentos de deuda argentinos pagaderos en moneda extranjera serán negativos". La perspectiva negativa fue impuesta a toda la emisión de bonos, tanto pública como privada, realizada bajo ley local.

Para Lorenzino las calificadoras de riesgo actuaron "nuevamente tarde y mal. ¿Desconocían normas del BCRA (Banco Central de Argentina) al momento de calificar bonos provinciales? ¿Qué regulación cambió? Ninguna".

El ministro acusó además a esas agencias de querer "bajar el precio de bonos un día antes del pago del cupón para hacer una diferencia. Viejo truco pirata", señaló.

Moody's basó su decisión de colocar en negativo las emisiones de bonos en la incapacidad de la provincia del Chaco de hacerse con los dólares para pagar vencimientos y las restricciones del Banco Central para adquirir divisas para el pago de emisiones bajo ley nacional.

También indicó que "como la economía de Argentina se desacelera y la inflación sigue siendo alta, las autoridades están restringiendo cada vez más el acceso a las divisas para frenar la fuga de capitales y para proporcionar apoyo a corto plazo para las reservas de divisas".

Entre las medidas para evitar la fuga de dólares, que en 2011 fue de más de 20.000 millones de dólares, el gobierno prohibió a particulares la compra de dólares con fines de atesoramiento y solo permite su adquisición, de forma limitada, para realizar viajes al exterior. Por ello, los argentinos que quieren ahorrar en la divisa estadounidense deben acudir al mercado informal. El martes el dólar oficial cotizaba a 4,74 pesos y el paralelo a 6,2 pesos.

"El Gobierno también introdujo controles cambiarios en el cuarto trimestre de 2011, forzando a las compañías petroleras, de gas, y a las empresas mineras a repatriar el 100% de sus ingresos en divisas, y ordenar a las compañías de seguros a vender todos sus activos en el extranjero y repatriar las ganancias", afirmó Moody's.

Señaló que "estas medidas de política socavan la confianza en las políticas del gobierno, aumentan la incertidumbre sobre el tipo de cambio y la volatilidad de depósitos, suben el riesgo de fuga de capitales, y obstaculizan las inversiones necesarias".

El gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, negó días atrás que "haya sido un default" el pago a tenedores de deuda de intereses y capital en pesos y al cambio oficial. "Muy por el contrario, fueron pagados en pesos cumpliendo normativas del Banco Central ".

El gobernador instó a otras administraciones a que imiten la medida. "Todos los bonos bajo normativa nacional deben pagarse en pesos, eso lo marca la normativa del Banco Central... Me sorprende la repercusión en virtud de que todos los analistas debieran haber evaluado esta normativa", indicó. La decisión del gobernador de Chacó generó una caída generalizada de los títulos públicos durante varios días.

Capitanich también reconoció el lunes por la noche en declaraciones a radio Cadena 3 que hay una falta de dólares en su jurisdicción y que por ello "tiene que poder pagar en pesos", así como la existencia de negociaciones frente al Banco Central para hacerse de divisas extranjeras con el fin de pagar a tenedores extranjeros. Según indicó, de 144 tenedores de deuda chaqueña, cinco son del exterior. "Ellos deberían cobrar en dólares", afirmó.