El Reino Unido se ha ofrecido a asesorar a España en la reforma de su estrategia de defensa en busca de una mayor eficiencia de los recursos disponibles, dijo hoy en Londres el ministro español de Defensa, Pedro Morenés.

Morenés mantuvo en Londres el primer encuentro bilateral con su colega británico, Philip Hammond, representante de un país con el que España comparte presencia en foros como la OTAN y la Unión Europea (UE) y al que la actual crisis también ha obligado a recortar el gasto en defensa.

En una rueda de prensa posterior, el ministro español destacó la amplia experiencia del Reino Unido, el país europeo que más invierte en defensa, en la búsqueda de "las mayores eficiencias por propia responsabilidad", aspecto en el que España "debe aprender", dijo.

"Han hecho un ejercicio muy importante y le he pedido que nos asesoren en cómo lo han ido desarrollando, estamos haciendo un ejercicio parecido, y tienen una serie de doctrina, conocimiento y gestión de los recursos que nos vendría muy bien", apuntó.

Según el ministro de Defensa de España, Hammond dio una "buena acogida" a los planes españoles para renegociar programas en marcha como Eurofighter con el fin de "no cargar más los presupuestos de defensa", que implicará aplazar plazos de entrega y modificar cantidades previstas.

Con el horizonte de 31.000 millones de euros comprometidos hasta 2025, Pedro Morenés dijo que la intención del Gobierno español es "seguir con los programas en marcha" y conseguir que "se alarguen los plazos", algo que consideró "no ha sido mal acogido" por los países y la industria.

"Nuestra intención es ver hasta donde podemos llegar en la reducción de esa cantidad" tanto en los presupuestos generales como totales, pero la cifra de recorte no está aún estimada, apuntó.

Morenés y Hammond expresaron coincidencias en las operaciones en marcha en Afganistán o la lucha contra la piratería en el Índico, así como su posición ante la situación en Siria, donde "no vamos a intervenir sin un mandato de la ONU", indicó Morenés.

Sobre Afganistán, ambos coincidieron en mantener 2013 como la fecha de repliegue, que podría adelantarse solo en el caso de que se cumpliese antes la misión.

Hablaron además de la frustrada fusión entre los gigantes de defensa europeos EADS y BAE, que Morenés consideró "una pena desde el punto de vista de Europa", pues hubiera dado lugar a un grupo potente capaz de competir con la industria estadounidense.

La relación entra el Reino Unido y España, presentes en el ámbito atlántico, es "complementaria" y de gran sintonía como aliados en foros multilaterales, apuntó Morenés, quien en un momento dado del almuerzo trató el contencioso sobre la soberanía de Gibraltar.

"Las relaciones con el Reino Unido son larguísimas en el tiempo, hay un contencioso que tiene ya varios siglos" y cuya solución pasa por "un altísimo calado político y diplomático, que no es materia del ministro de Defensa", apuntó al ser preguntado al respecto Morenés.

El ministro español comentó que Hammond le había contado en el almuerzo que ambos mantuvieron en Lancaster House que "tiene una cierta presión del Parlamento británico" sobre Gibraltar, aunque no precisó nada más.