El Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY) encara hoy la defensa del exlíder serbobosnio Radovan Karadzic, acusado por presuntos crímenes de guerra y lesa humanidad, así como el inicio del juicio al exgeneral serbocroata Goran Hadzic.

El juicio contra Karadzic, que se inició en marzo de 2010, se reanuda así, tras los numerosos retrasos porque el acusado ha aducido desde fallos de la fiscalía a la hora de publicar documentos y ha asegurado que no ha tenido suficiente tiempo para preparar su defensa.

Karadzic, que se defiende a sí mismo aunque cuenta con un equipo de asesores legales, prevé llamar a un total de 600 testigos, y contará con un total de 300 horas para desarrollar su defensa, después de que los jueces le negasen el doble de tiempo que solicitaba para ese fin.

Los magistrados negaron recientemente su petición para que fuese el TPIY quien financiase en su totalidad al equipo de asesores legales que ha contratado y a cuyo pago Karadzic tendrá que contribuir parcialmente.

El exlíder serbobosnio, que se declaró inocente de los cargos en su contra, está acusado de diez cargos de crímenes de guerra y lesa humanidad presuntamente cometidos durante la guerra civil que asoló el país balcánico entre 1992 y 1995.

El alto tribunal inicia también hoy el juicio contra el exgeneral serbocroata Goran Hadzic, el último de los fugitivos solicitados por esa corte, que en total ha imputado a 161 personas por presuntos crímenes de guerra y lesa humanidad en el territorio de la exYugoslavia.

El expresidente de la autoproclamada república de Krajina (la región de los serbios en Croacia) está acusado de "persecución por motivos políticos, raciales o religiosos" de miles de personas en Croacia entre 1991 y 1993 y en el contexto de la guerra de los Balcanes.

Según la acusación, la intención de Hadzic era expulsar a civiles croatas y a otra población no serbia para crear una zona de dominación de los serbios.