El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, hizo hoy un llamamiento para que en tiempos de crisis los países no se escuden en la necesidad de equilibrar presupuestos para recortar ayudas a combatir la pobreza.

"Ahora que los Gobiernos tienen dificultades para equilibrar los presupuestos en tiempos de crisis, los recursos para implementar medidas contra la pobreza están amenazados", advirtió Ban en un mensaje, con motivo de la celebración mañana del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza.

Ban también abogó por crear más empleos y mantener medidas de protección social y servicios de ayuda para los más necesitados.

El máximo responsable de Naciones Unidas dijo que la pobreza es "fácil de denunciar pero difícil de combatir" y recordó que aquellos que padecen de hambre e indignidad en el mundo necesitan de la comunidad internacional "más que palabras de aliento, requieren apoyo concreto".

Ban aprovechó para destacar los "grandes progresos" de cara a la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de lucha contra la pobreza y las desigualdades, desde la reducción a la mitad de los niveles de pobreza extrema, la mejora del acceso al agua potable o igual número de niñas y niñas que van a la escuela.

"Pero más de mil millones de personas en el mundo siguen viviendo en la pobreza, sin acceso a derechos básicos como alimentación, la educación o servicios médicos, y tenemos que empoderarlos para encontrar soluciones sostenibles y no escatimar esfuerzos para garantizar que los ODM se cumplen en 2015", añadió.

El diplomático surcoreano recordó que la erradicación de la pobreza sigue siendo el mayor reto al que se enfrenta la humanidad y subrayó que Naciones Unidas sigue trabajando en el establecimiento de una nueva agenda de desarrollo para que después de 2015 ayude a transformar el mundo para las generaciones futuras.

"La pobreza rampante, que se remonta a demasiado tiempo atrás, está vinculada con conflictos sociales y amenazas a la paz y la seguridad del planeta. Por eso debemos invertir en nuestro futuro para que los más necesitados puedan salir de la pobreza y que nos ayuden a transformar el mundo", concluyó.

El Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza fue declarado en 1993 por la Asamblea General de la ONU con el propósito de promover una mayor conciencia sobre la necesidad de acabar con la pobreza e indigencia en el mundo, en particular en los países en desarrollo.