El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, desea elevar las competencias del comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, y propone que tenga poder para rechazar presupuestos nacionales y devolverlos al parlamento afectado.

El titular alemán de finanzas anunció esta iniciativa, que será presentada en la cumbre de la Unión Europea a finales de esta semana, en el vuelo de regreso de una gira por Asia a Alemania, según informan medios digitales germanos.

Schäuble señaló que esa propuesta forma parte de la prevista reforma de los tratados de la Unión Europea para corregir los vacíos que han dificultado la resolución de la crisis presupuestaria y de la deuda en la zona del euro.

El jefe del Tesoro alemán considera que, en el camino hacia la unión fiscal "hay que dar ahora pasos mas grandes" y es necesario dar mayor poder al comisario de Asuntos Económicos y Monetarios y otorgarle tanta influencia como al comisario para la Competencia.

"El comisario europeo de competencia es respetado y temido en todo el mundo", dijo Schäuble a los periodistas a bordo de su avión durante una escala en Abu Dhabi, a los que habló también de dar "un derecho de voto flexible" y mayor capacidad de decisión a los parlamentarios europeos.

En ese sentido explicó que desea formar en el seno del Parlamento europeo varios grupos parlamentarios diferenciados, formados por diputados de los estados afectados, que tomen decisiones que competan exclusivamente a los países de la zona del euro o del acuerdo de Schengen.

"Debemos aprovechar el momento", dijo Schäuble acerca de las propuestas de reformas que presentará Alemania en la cumbre de Bruselas, en la que, entre otras cosas, se abordará una solución permanente para el problema de Grecia y se tratará de reforzar la confianza a la zona del euro.

El ministro alemán subrayó que en el caso ideal se podría convocar ya en diciembre a los altos expertos de los 27 países de la unión Europea para abordar las necesarias reformas de los tratados vigentes.

Schäuble se refirió a importantes cambios institucionales para alcanzar una unión fiscal, que, según subrayó, conducirán inevitablemente a mayores limitaciones de las soberanías nacionales en sus derechos presupuestarios.

El ministro alemán explicó que el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios debe tener poder para rechazar, sin necesidad de consultar a los restantes miembros de la Comisión de la UE, todo presupuesto nacional que atente contra los criterios de estabilidad.