Una cifra creciente de sirios se ha vuelto dependiente de la agencia de alimentación de la Organización de las Naciones Unidas para mantenerse con vida, dijeron el martes funcionarios, y aproximadamente 1,4 millones de personas requirieron su ayuda en septiembre en varias partes del país.

Pero el Programa Mundial de Alimentos (PMA) señaló que los voluntarios de la agencia no pueden llegar a todos los necesitados debido a la guerra, y en los lugares donde se combate se han casi duplicado los precios de la comida.

"Existen algunas áreas a las que nadie puede llegar", dijo la vocera del PMA Elisabeth Byrs a reporteros en Ginebra. Los colaboradores — incluidos de la Media Luna Roja Arabe Siria, de grupos caritativos locales y de organizaciones no gubernamentales — han sido incapaces de llegar a partes del país, incluidas ciertas áreas de Homs, Alepo, Dará y la parte rural de Damasco.

Byrs indicó que su agencia está además planeando proveer de alimentos a más de 460.000 refugiados sirios para cuando termine el año.

Adrian Edwards, vocero de la agencia de la ONU para atención de refugiados, señaló que hasta el martes había 343.871 sirios registrados formalmente como refugiados o que estaban siendo ayudados por el organismo. La inmensa mayoría de ellos están siendo albergados por los vecinos Irak, Jordania, Líbano y Turquía.

La guerra civil en Siria entre las fuerzas del régimen del presidente Bashar Assad y rebeldes armados ha destruido gran parte de Alepo, la ciudad siria más grande — con tres millones de residentes — y su ex capital de los negocios; activistas dicen que han muerto más de 33.000 personas en el conflicto que inició en marzo de 2011.

Un número pequeño pero creciente de sirios que buscan asilo ha estado llegando a países europeos, indicó Edwards. Aproximadamente 16.474 sirios solicitaron asilo en la Unión Europea, Noruega y Suiza entre enero de 2011 y agosto de 2012.

"Aunque la mayoría de los Estados miembros están procesando las solicitudes y otorgando protección a sirios, los enfoques actuales para interpretar el criterio de protección... varían considerablemente", dijo el portavoz.

"En Grecia, por ejemplo, el sistema de asilo no cumple las necesidades de protección de muchos refugiados. En algunas naciones en la frontera este de la UE, las tasas de rechazo son de más de 50%", agregó.