Nuevamente la presencia de los peloteros latinos fue clave en la jornada de las series de campeonato de las Grandes Ligas, con el venezolano Aníbal Sánchez que mojó la pólvora enemiga, y el puertorriqueño Carlos Beltrán que castigó a su exequipo al pegar jonrón.

La serpentina de Sánchez permitió a los Tigres de Detroit vencer 3-0 a los Yanquis de Nueva York y tomar ventaja en la serie final por el banderín de la Liga Americana.

Sánchez (1-0) controló la batería enemiga en el segundo juego de la serie que se disputa al mejor de cinco y que queda con números de 2-0 para la novena de Detroit.

El lanzador diestro de Maracay tuvo una salida sólida en siete episodios, maniatando a los Yanquis a sólo tres imparables, les regaló tres bases por bolas y ponchó a siete enemigos para ganar.

Si Sánchez trabajó en la lomita con calidad, el bate del designado Delmond Young fue clave al hacer jugada de selección en el séptimo episodio para darle movilidad a la pizarra.

En apoyo a su compatriota, el bateador emergente y guardabosques Avisail García amplió la ventaja 2-0 en la octava entrada con sencillo remolcador de una carrera.

Mientras que otro de sus compatriotas, el rey de Triple Corona, el antesalista Miguel Cabrera, cerró la cuenta con sencillo a lo profundo del jardín derecho para remolcar la tercera carrera de los Tigres.

El piloto de los Tigres, Jim Leyland, elogió la labor del abridor venezolano, al decir que "fue un juego complicado porque el Yankee Stadium es un campo difícil para lanzar, y sí además enfrente tienes a un novena de calidad, es doblemente complicado, pero Sánchez superó el reto".

En el otro lado de la moneda, las cosas siguen sin funcionar en lo que va de la fase final para los Yanquis que llegaban como grandes favoritos.

Si el viernes tuvieron que mandar al banquillo al antesalista Alex Rodríguez y anoche perdieron al parador en corto estelar Derek Jeter con fractura de tobillo izquierdo, esta vez salieron con la pólvora mojada y la serpentina del bullpen sin efecto, y acumularon su segunda derrota seguida.

Aún más, Jeter podría requerir cirugía, de acuerdo con fuentes allegadas a la liga, el veterano campocorto deberá someterse a cirugía para repararle un daño en el ligamento como lesión asociada a la fractura que sufrió el sábado.

Los Yanquis sustituyeron a Jeter con Jayson Nix, que se fue de 3-0, y consiguieron solamente cuatro imparables, uno de ellos de Rodríguez, que tuvo de 4-1 en su segundo juego consecutivo después de haber sido enviado al banquillo y su puesto ocupado por el veterano cubano americano Raúl Ibáñez.

Los 47.082 asistentes al Yankee Stadium vieron cómo su equipo desperdiciaba la ventaja que le brindaba tener dos partidos como local, y ahora deberá pagar la visita a los Tigres, cuando el martes la serie se reanude en su campo del Comerica Park, de Detroit.

Los Tigres subirán al montículo a su abridor estelar, el Jugador Más Valioso (MVP), Justin Verlander, quien protagonizará un duelo de serpentina contra Phil Hughes, que iniciará por los Yanquis.

En el duelo de la Nacional, Beltrán se convirtió en la pesadilla de su exequipo al pegar el jonrón que le dio el triunfo a los Cardenales de San Luis por 6-4 ante los Gigantes.

Los Cardenales dejan números 1-0 en la serie que se juega al mejor de siete por el título de la Nacional.

Beltrán (1), que la temporada pasada jugó para los Gigantes, esta vez, en el cuarto episodio, pegó jonrón de dos anotaciones para coronar racimo de cuatro y asegurar el triunfo de los Cardenales.

Superó los lanzamientos del abridor Madison Bumgarner con batazo por todo lo alto del jardín izquierdo al hacer volar la bola 400 pies (122 metros) para sellar la cuenta de los Cardenales.

Antes de Beltrán, el antesalista David Freese se encargó de descontrolar la serpentina de Bumgarner al conectarle también vuelacercas de dos carreras en el mismo episodio.

El poder de los bates de Freese y Beltrán benefició al relevo venezolano Edward Mujica (1-0), quien se acreditó la victoria en un episodio ponchando a tres bateadores rivales.

Mujica, quinto lanzador de siete que usaron los Cardenales, concluyó su tarea después de 13 lanzamientos, 10 de ellos perfectos, para apoderarse del triunfo.

Beltrán, que sumó su décimo cuarto jonrón en juego de fase final, consideró que "la forma en que jugamos este duelo es como lo hemos hecho durante la temporada regular, además todo nuestro equipo tiene la mentalidad de que no cunda el pánico".

Agregó que "en lo personal, estoy disfrutando mucho del juego, de la situación en que estamos, siento que estoy controlando muy bien mi posición en el plato, y es como si no me estuviera esforzando demasiado, sino que simplemente las cosas buenas están sucediendo".

Los Gigantes una vez más fallaron en el primer juego de fase final en su campo, en donde han perdido los tres duelos que han protagonizado como equipo local.

"Es claro que no nos gusta perder en nuestra casa, pero a veces así pasa", comentó el piloto de los Gigantes, Bruce Bochy, quien agregó que "lo que tenemos que hacer es olvidar esta derrota y mañana lunes estar preparados para salir a conseguir un triunfo".

El segundo juego se disputará en el campo de los Gigantes, el AT&T Park, de San Francisco, en donde los Cardenales sacarán al montículo al abridor Chris Carpenter, mientras que Ryan Vogelsong lo hará por los Gigantes.

Esta es la primera vez desde 1958 que dos equipos ganadores los años previos de la Serie Mundial se enfrentan en las finales. Ese año lo hicieron los Bravos y los Yanquis.