Sólo tres de 12 equipos están matemáticamente eliminados y uno clasificado. La jornada final de la fase de grupos de la eliminatoria de la CONCACAF se presenta como una fecha dramática, en la que ocho países se disputarán cinco plazas en el hexagonal final.

México es el único que llega con el pasaje anticipado y bien ganado. El peso pesado de la región exhibe foja perfecta de 15 puntos en cinco salidas en el Grupo B, donde Costa Rica (7) y El Salvador (5) se disputan el segundo boleto a la ronda final.

Pero en teoría, Costa Rica tiene todo a su favor para avanzar, puesto que recibe al eliminado Guyana, mientras que El Salvador visita a México.

Los salvadoreños quizás sepultaron sus esperanzas en la fecha anterior, en que resignaron en casa los tres puntos al caer 1-0 ante los "ticos".

El verdadero drama estará en el cierre de los otros dos grupos, aunque a simple vista las mejores posibilidades las tienen Estados Unidos y Panamá en uno, mientras que la pelea entre Canadá, Honduras y Guatemala está más reñida en el otro.

Estados Unidos lidera junto a Guatemala el Grupo A con diez puntos cada uno e igual saldo de goles (8-5) y son seguidos por Jamaica (7). La selección norteamericana sólo necesita un empate en su feudo para avanzar, un resultado que de paso clasifica automáticamente a Guatemala, que hará la visita.

Ahora, Guatemala no puede dar un paso en falso en suelo estadounidense porque podría quedar afuera en el caso de que Jamaica le ganase al eliminado Antigua.

Una situación similar se da en el Grupo C, en el que los más apurados son Honduras y Canadá.

Panamá y Canadá tienen 10 puntos, mientras que Honduras suma ocho. Mientras que la selección canalera visita a Cuba, eliminada prematuramente y que sufrió la deserción de cuatro jugadores en Canadá, Honduras necesita obligatoriamente ganarle en casa a los canadienses para garantizar el pasaje.

Los panameños son dueños de su propio destino y sólo una goleada en contra, combinado a un resultado en el partido en Honduras, puede dejarlos aniquilados.

"Vamos a afrontar este partido como si fuese una final", declaró el timonel de Panamá, Julio Dely. "Tenemos un porcentaje altísimo de la clasificación".

Canadá tiene el panorama más difícil porque está obligado a sacar un punto al local Honduras, que fue el representante centroamericano en el Mundial de Sudáfrica del 2010 y que dejará todo el pellejo en la cancha el martes.

En el choque de ida, los hondureños les sacaron un punto a los canadienses al empatar sin goles.

Los dos primeros de cada llave avanzan al hexagonal, en donde se dirimirán los tres boletos directos de la CONCACAF a la Copa del Mundo del 2014. Estados Unidos, México y Honduras fueron los abanderados de la zona en Sudáfrica.