Al menos dos supuestos insurgentes y tres niños han muerto en un bombardeo de las fuerzas de la misión de la OTAN en Afganistán (ISAF) registrado en el sur del país, informó hoy a Efe una fuente oficial afgana.

El bombardeo tuvo lugar este domingo en el distrito de Nawa, de la conflictiva provincia sureña de Helmand, dijo a Efe el jefe de la Policía provincial, Abdul Nabi Elham.

Según Elham, el bombardeo acabó con las vidas de dos insurgentes que estaban colocando una mina, pero también de tres niños que recogían madera en una zona cercana.

Un portavoz de ISAF, Adam Wojach, confirmó el bombardeo y elevó a tres el número de insurgentes fallecidos, pero no pudo proporcionar detalles sobre la supuesta muerte de los menores.

"Estamos investigando el suceso, y cuando tengamos alguna conclusión informaremos a los medios", añadió Wojach.

Cada año mueren en Afganistán varios miles de civiles víctimas del conflicto, la mayoría por acciones de los talibanes, pero las muertes achacables a las fuerzas de la OTAN han suscitado fuertes tensiones con las autoridades afganas.

A mediados de junio, el presidente afgano, Hamid Karzai, llegó a afirmar que los bombardeos de la OTAN en las áreas residenciales estaban "completamente prohibidos", incluso en el caso de que las tropas extranjeras fueran objeto de ataque.

Según la ONU, el año pasado perdieron la vida 3.021 civiles en sucesos violentos en el país asiático, la cifra más alta desde que el organismo multilateral empezara a contabilizar este tipo de datos hace cinco años.

Las tropas de la OTAN están inmersas en pleno proceso de retirada del país, y tienen previsto concluirlo en el año 2014, pese a que los insurgentes talibanes han intensificado sus acciones bélicas en los últimos años.