El exasesor presidencial peruano Vladimiro Montesinos y dos exmilitares fueron absueltos hoy de la acusación de haber ordenado la ejecución extrajudicial en 1997 de tres integrantes del movimiento MRTA durante un rescate de rehenes en la residencia del entonces embajador japonés en Lima.

La Tercera Sala Penal Liquidadora de la Corte Superior de Lima determinó que no existen las pruebas para demostrar que estos tres acusados, Montesinos y los exmilitares Nicolás Hermoza Ríos y Roberto Huamán Azcurra, ejercieron una cadena de mando en las supuestas ejecuciones de los "emerretistas" durante la operación de rescate conocida como "Chavín de Huántar".

La sala reservó la sentencia para el exmilitar Jesús Zamudio, quien no asistió a la audiencia, realizada en la prisión de la Base Naval del puerto limeño del Callao.

Los cuatro estaban acusados de haber ordenado las ejecuciones extrajudiciales de tres subversivos del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) en la operación "Chavín de Huántar", que permitió el rescate con vida de 71 de las 72 personas tomadas como rehenes durante casi cuatro meses y en la que murieron 14 de los secuestradores y el magistrado Carlos Giusti.

El fiscal del caso, Hugo Turriate, había solicitado que los acusados fueran condenados a 20 años de cárcel por la presunta autoría mediata (por cadena de mando) del delito de homicidio calificado.

De acuerdo con la acusación, los "emerretistas" Eduardo Cruz Sánchez, Víctor Peceros Pedraza y Luz Meléndez Cueva fueron capturados vivos y luego ejecutados.

El pasado 16 de agosto, otro tribunal absolvió al exbsuboficial del Ejército Manuel Túllume de haber participado en la presunta ejecución extrajudicial.

La lectura de la sentencia estuvo programada para primera hora del lunes, luego el tribunal la postergó para la tarde y duró más de cinco horas.

El caso de las presuntas ejecuciones extrajudiciales después del rescate en la residencia del entonces embajador japonés, Morihisha Aoki, se mantiene en el centro de la polémica en Perú e incluso ha llegado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH).