Varios miles de personas participaron hoy en una manifestación por las calles de Santiago en apoyo a las etnias indígenas y a los cuatro presos mapuches que llevan 49 días en huelga de hambre para exigir la nulidad del juicio en el que dos de ellos fueron condenados.

La marcha fue convocada por organizaciones mapuches y participaron en ella representantes de otras etnias indígenas presentes en Chile.

Cerca de 10.000 personas participaron en la marcha, según la estimación de los convocantes. Fuentes de Carabineros dijeron a Efe que aún no habían calculado la asistencia a la movilización.

Muchos manifestantes, entre ellos varios niños, llegaron vestidos con la ropa tradicional de las etnias indígenas y portaron banderas y lienzos.

La marcha comenzó en la Plaza Italia y terminó en el Parque Forestal, en el centro de Santiago.

La movilización fue pacífica y transcurrió en un ambiente festivo, aunque al final se registraron incidentes aislados entre manifestantes y la policía, que empleó gases lacrimógenos y chorros de agua.

Natividad Llanquileo, una de las dirigentes mapuches, dijo a medios locales que la de hoy "es una jornada de protesta, no de celebración, porque no hay nada que celebrar".

La marcha culminó con un acto cultural en el Parque Forestal en apoyo de los cuatro comuneros mapuches presos en huelga de hambre desde hace casi cincuenta días.

Paulino Levipán, de 19 años, y Daniel Leminao, de 18, exigen la anulación del juicio en el que fueron condenados a diez años y un día de prisión por homicidio frustrado contra un carabinero y a otros 541 días por porte ilegal de arma de fuego.

En tanto, los hermanos Rodrigo y Eric Montoya, de 19 y 20 años, están en prisión preventiva a la espera de ser juzgados por homicidio frustrado a Carabineros.

Los cuatro pertenecen a la comunidad Wente Wilkun Mapu, en una zona dominada por el denominado conflicto mapuche que enfrenta a esa etnia con agricultores y empresas forestales por la propiedad de tierras que consideran ancestrales.

Los jóvenes fueron trasladados el miércoles pasado desde la cárcel de Angol hasta el hospital de Concepción, a 515 kilómetros al sur de Santiago, tras haber perdido cada uno entre 9 y 13 kilos de peso.

La Corte de Apelaciones de Temuco, en tanto, autorizó el viernes pasado alimentar a la fuerza, en caso de que sea necesario, a los cuatro presos mapuches.

El presidente Sebastián Piñera visitará mañana la zona de Collipulli, en la región de La Araucanía, una de las más afectadas por los episodios de violencia en el marco del conflicto mapuche.