México no brilla pero gana y el martes recibirá a El Salvador con el objetivo de completar con foja inmaculada la fase de grupos de la eliminatoria de la CONCACAF para la Copa Mundial del 2014.

Los mexicanos tienen 15 puntos de 15 posibles y están clasificados para el hexagonal final, mientrs que los salvadoreños afrontan el partido obligados a ganar para conservar esperanzas matemáticas de avanzar. Su suerte, no obstante, dependería también de otros resultados.

El Salvador suma cinco unidades, dos menos que Costa Rica, segunda con siete. Para clasificarse, El Salvador no solo tendría que ganar, sino que los "ticos" deberían perder con Guyana, que tiene un solo punto.

México viene de ganarle 5-0 a Guyana el viernes, pero el resultado no refleja los problemas que tuvo el equipo para encontrar la red. La victoria se definió con cinco goles en nueve minutos de la recta final del encuentro.

Antes de ese cierre frenético, México había estrellado tres tiros en los postes y el delantero del Manchester United Javier Hernández dejó escapar varias jugadas de gol, incluyendo un penal que devolvió el travesaño.

"No sé si tuvimos ansiedad, lo que sí estamos claros es que al equipo le faltó esa serenidad para definir", dijo el entrenador de los mexicanos José Manuel De la Torre. "A veces lo que necesitas es personalidad para pararte enfrente y aunque la falles, volver a tener otra y eso es lo que valoro mucho del grupo, que no dejó de insistir y de provocar jugadas de gol".

De la Torre, quien asumió el cargo en relevo por Javier Aguirre, sumó su undécimo triunfo en igual número de partidos en torneos oficiales para apoderarse del mejor arranque en la historia de un entrenador nacional.

Para seguir con ese paso perfecto bajo el "Chepo" De la Torre, los mexicanos deben dar cuenta de un equipo de El Salvador que llega desesperado tras perder en casa ante Costa Rica.

"En México dicen que vamos a irnos a regalar pero eso no es así. Es cierto que el grupo va afectado en lo anímico por esa dolorosa derrota ante Costa Rica pero tenemos que esforzarnos por hacer un buen papel en el último juego", dijo a la prensa de su país el volante salvadoreño, Jaime Alas, quien milita en el Rosenborg noruego.

Para complicar más las cosas, por problemas climatológicos, el vuelo de El Salvador no pudo aterrizar el domingo directamente en Torreón, sede del encuentro y fue desviado a Monterrey, a unos 350 kilómetros más al norte del país.

El partido se realizará a las 20:00 en el estadio Corona de Torreón, al norte del país.