Un total de 420.150 personas se fueron de España en los nueve primeros meses de este año, de las cuales 365.238 fueron ciudadanos extranjeros y 54.912 españoles, según los últimos datos oficiales publicados hoy.

Las cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) muestran que en los primeros meses del año, salieron de España 37.539 personas más que en el mismo periodo de 2011, sobre todo debido a la emigración de ciudadanos españoles.

Los nacionales que han salido de España han aumentado un 21,6 por ciento, pasando de los 45.161 que se fueron entre enero y septiembre de 2011 a los 54.912 este año, según las estimaciones del INE.

El saldo migratorio -la diferencia entre las personas que entran y las que se van- fue de menos 137.628 personas -de ellas 25.539 españoles y 112.089 extranjeros- y por primera vez fue negativo respecto a los españoles en todas las regiones.

Este saldo ha pasado de ser positivo -es decir entraban más personas de las que salían- en 2009 y 2010, hasta llegar a 2011, que se registró un saldo negativo de 50.090 personas.

Entre enero de 2011 y septiembre de 2012 emigraron de España 927.890 personas, de ellas 117.523 eran españoles.

Según el INE, en los doce últimos meses, la población española se ha reducido en 45.245 personas.

España atraviesa una profunda crisis económica desde el año 2008, que mantiene la economía en crecimiento negativo y ha causado una gran destrucción de puestos de trabajo, con cifras récord de desempleo, que, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) ronda el 25 %, más del 50 % entre los jóvenes.

La escasez de empleo ha animado a emigrar a otros países a muchos ciudadanos españoles, sobre todo los más jóvenes, y también a regresar a sus lugares de origen a muchos de los inmigrantes que habían llegado a España en los años 90 y en la década del 2000.

La disminución de extranjeros tiene su reflejo en las aulas, donde el número de estudiantes foráneos se ha estabilizado por primera vez, tras mantenerse en los cursos 2010-11 y 2011-12 una cifra cercana a los 781.000 estudiantes nacidos en otros países, anunció hoy el ministro español de Educación, José Ignacio Wert.