Los dos pilotos de un avión que se estrelló el mes pasado en el extremo oriente de Rusia, matando a 10 personas, iban ebrios, afirmaron el lunes investigadores rusos.

El Comité Investigador informó que las pruebas del médico legista indicaron que el piloto del vuelo local estaba levemente intoxicado, y el copiloto moderadamente intoxicado, cuando su avión An-28 se estrelló en un bosque en la península de Kamchatka el 12 de septiembre. Diez de las 14 personas que iban a bordo, incluyendo ambos pilotos, murieron en el accidente.

Los investigadores dijeron que intentan establecer quién permitió que volaran los pilotos.

Rusia ha sufrido varios accidentes graves en los últimos años debido a los escasos controles gubernamentales, deficiente capacitación de las tripulaciones y negligencia en las normas de seguridad. Los investigadores determinaron que el piloto del avión que se estrelló en junio del 2011, matando a 47 personas, estaba igualmente ebrio.