La misión de paz conjunta de la ONU y la Unión Africana en Darfur (UNAMID) calificó hoy de "alarmante" el aumento de la violencia en esa conflictiva región sudanesa.

Esta advertencia fue hecha durante una reunión en Jartum de las partes que firmaron el acuerdo de paz de Doha sobre Darfur, el Gobierno sudanés y el Movimiento de Liberación y Justicia (MLJ), así como representantes de Catar, de la Liga Árabe y de la Unión Europea.

En el encuentro, la coordinadora de la UNAMID, Aichatu Suleiman, dijo que se ha registrado en la región un incremento de los choques armados y de las víctimas en esos sucesos.

Por su parte, el comandante de la misión, Patrick Nyumba, señaló que la situación en Darfur es "complicada" por los enfrentamientos entre el Gobierno y los movimientos armados, además de los crímenes comunes.

Nyumba explicó que el Gobierno de Jartum presentó un plan para desarmar a las milicias y que la UNAMID ha pedido más detalles para tomar una decisión.

Los participantes en la reunión de hoy lamentaron, además, en un comunicado el retraso en la aplicación del acuerdo de paz de Doha, firmado en julio del año pasado.

Este acuerdo fue rubricado por el Gobierno sudanés y el MLJ, pero no cuenta con el respaldo de otras facciones armadas activas en Darfur.

A principios de mes, Estados Unidos ya alertó del deterioro de la seguridad en Darfur a raíz de una emboscada en la que murieron cuatro "cascos azules" nigerianos, así como de una serie de bombardeos y combates entre las fuerzas gubernamentales y grupos rebeldes.

Desde que la UNAMID comenzó a operar, a principios de 2008, y hasta enero de 2012 al menos 35 soldados de la misión, compuesta por unas 9.000 personas, han perdido la vida en diferentes ataques y accidentes, según datos de la ONU.

El conflicto de Darfur comenzó en enero de 2003, cuando dos grupos armados se rebelaron contra el Gobierno por la situación de pobreza en la que se encontraba sumida esa región.

Unas 300.000 personas han perdido la vida y al menos dos millones y medio más se han visto obligadas a abandonar sus hogares, de acuerdo a los datos de los organismos internacionales.