Un grupo de expertos de la ONU exhortaron hoy al Gobierno de Guatemala a esclarecer los actos de violencia acaecidos este mes en la carretera interamericana, en una zona conocida como Cumbre de Alaska, en los que murieron 6 indígenas y resultaron heridos otros 33, además de 13 soldados.

"Instamos al Gobierno de Guatemala a que siga investigando de manera imparcial los hechos ocurridos, con el fin de determinar no sólo la responsabilidad de quienes participaron en la comisión de los delitos, sino también la que se deriva de la cadena de mando", señalaron los expertos en un comunicado.

El pasado 4 de octubre los indígenas de los 48 Cantones de Totonicapán bloquearon cinco puntos de las carreteras que comunican la cabecera del departamento en protesta por el alto precio de la energía eléctrica, la reforma de la vía y las propuestas de reforma constitucional presentadas por el Gobierno guatemalteco.

En un confuso incidente, alguien comenzó a disparar en el momento que supuestamente pasaba un destacamento de miembros del Ejército que iba a colaborar en la tarea de desbloquear la carretera, y se produjo un tiroteo que se saldó con más de medio centenar de víctimas, entre muertos y heridos.

Los expertos de la ONU urgieron además a las autoridades guatemaltecas a garantizar el legítimo derecho de los pueblos indígenas a participar en protestas pacíficas, además de tomar las medidas necesarias para evitar que la actuación de la fuerza pública en el mantenimiento del orden resulte en violaciones del derecho a la vida e integridad física de los manifestantes.

En este sentido, los relatores expresaron su preocupación sobre el grave riesgo que conlleva la utilización del Ejército Nacional en funciones de seguridad pública, en particular en situaciones derivadas de la conflictividad social.

Además, indicaron que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley deben utilizar en la medida de lo posible medios no violentos antes de recurrir al empleo de la fuerza y de armas de fuego.

"Exhortamos al Gobierno de Guatemala a que resuelva los asuntos de fondo que propiciaron estos actos de protesta mediante un proceso de diálogo constructivo con los representantes de los 48 cantones de Totonicapán", señalaron.

No obstante, los relatores saludaron los prontos resultados obtenidos en investigaciones por parte del Ministerio Publico, mediante la emisión de la orden de detención de varios miembros del ejército por ejecución extrajudicial consumada y ejecución extrajudicial en grado de tentativa.

"Los expertos de la ONU continuarán vigilando esta situación y las medidas adoptadas por el Gobierno guatemalteco para investigar estos hechos y prevenir la repetición de cualquier acto que atente contra los derechos de los integrantes de los pueblos indígenas a llevar a cabo actos legítimos de protesta social en reivindicación de sus derechos".

El comunicado lo firman los relatores especiales de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas, James Anaya; sobre la situación de los defensores de derechos humanos, Margaret Sekaggya; sobre las ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, Christof Heyns; y sobre el derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas, Maina Kiai.