La Fiscalía General egipcia ordenó hoy a los servicios secretos y al Ministerio del Interior que investiguen a los supuestos implicados en los enfrentamientos ocurridos el pasado viernes en la plaza Tahrir, entre ellos dirigentes de los Hermanos Musulmanes.

El fiscal general, Abdelmeguid Mahmud, pidió a estos cuerpos de seguridad que envíen a la Fiscalía sus informaciones y las conclusiones de sus investigaciones sobre los choques registrados entre partidarios y detractores del presidente egipcio, Mohamed Mursi.

El Ministerio Público ha recibido un total de 53 denuncias que acusan a varias fuerzas políticas y a personalidades como Esam el Erian y Mohamed al Beltagui, lideres de los Hermanos Musulmanes y de su brazo político, el Partido Libertad y Justicia, de incitar a la violencia.

La nota de la Fiscalía agrega que los denunciantes aseguraron que varios dirigentes de los Hermanos Musulmanes movilizaron sus seguidores y les incitaron a emplear la violencia contra los manifestantes pacíficos.

Esta decisión del fiscal se produce en el marco del pulso entre Mahmud y los Hermanos Musulmanes, después de que Mursi, miembro de la cofradía hasta que accedió a la jefatura de Estado, decidiera la semana pasada destituirle, aunque revocó esta medida dos días más tarde, tras el rechazo de los jueces.

Según las investigaciones judiciales, los agresores emplearon en Tahrir armas de fuego y armas blancas, lo que causó heridas a 147 personas, de diferente gravedad.

Las investigaciones llevaron a la detención de tres personas, por el momento, que supuestamente están implicadas en prender fuego a vehículos que se encontraban cerca de Tahrir durante los sucesos.

La Fiscalía solicitó también que los servicios de seguridad le proporcionen las escuchas telefónicas relacionadas con esos acontecimientos y las grabaciones que captaron las cámaras establecidas en los alrededores de Tahrir.

El pasado viernes, en Tahrir, había dos manifestaciones convocadas: una organizada por grupos laicos para criticar la gestión de Mursi y otra de la Hermandad para rechazar la sentencia de absolución emitida esa semana contra altos cargos del antiguo régimen de Hosni Mubarak acusados de la muerte de manifestantes durante la revolución.

Hace dos días, los Hermanos Musulmanes afirmaron que había "baltaguiya" (matones) infiltrados entre los manifestantes, que se vistieron con camisetas deportivas con el emblema del Partido Libertad y Justicia.