La Casa Blanca dio la bienvenida a las nuevas sanciones aprobadas hoy por la Unión Europea para aislar económicamente a Irán y obligar a que detenga su programa nuclear.

"Estados Unidos da la bienvenida a la adopción por parte de la Unión Europea de nuevas y significativas sanciones contra el Gobierno iraní en respuesta a la continua violación de sus obligaciones internacionales con respecto a su programa nuclear", indicó en rueda de prensa el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

El portavoz aseguró que las nuevas medidas tomadas por la UE "consolidan los esfuerzos internacionales para presionar y aislar al Gobierno iraní", al tiempo que recordó que Irán "está ahora bajo una presión como nunca antes".

"El aislamiento internacional de Irán e incrementar la presión a sus líderes para que detenga su intento de obtener un arma nuclear ha sido una prioridad para el presidente" Barack Obama, indicó Carney desde Williamsburg (estado de Virginia).

En esa localidad es donde el mandatario estadounidense se prepara para el debate de mañana en Hempstead, en el estado de Nueva York, frente a su rival republicano, Mitt Romney.

La Unión Europea (UE), que ya tiene en marcha un embargo al petróleo iraní, aprobó hoy un nuevo conjunto de sanciones contra Irán que afectarán a sus finanzas, energía y transportes en un intento de estrangular las vías de financiación del régimen de Irán y lograr que coopere en materia nuclear.

En las nuevas sanciones se prohíbe toda transferencia entre bancos europeos y entidades iraníes a partir de cierta cantidad a menos que reciban una autorización previa, se congelan los activos de 34 empresas que financian al régimen y se vetan las importaciones de gas natural.