Un equipo de inspección de la FIFA visitará Recife el martes antes de decidir si la ciudad del noreste de Brasil será incluida en la Copa Confederaciones del año entrante.

La acción se da menos de un mes antes de que la FIFA anuncie el programa para la final del torneo del próximo junio.

Recife está entre los seis sitios inicialmente seleccionados para albergar encuentros, pero la participación de esta sede será ratificada sólo si demuestra una mejoría significativa en su preparación.

Asimismo, el martes, el secretario general de la FIFA Jerome Valcke empezará un viaje por las ciudades de Belo Horizonte y Porto Alegre, que albergarán la Copa del Mundo. Asistirá, también el martes, a una reunión con la junta directiva del comité organizador local en Río de Janeiro.

Los organizadores locales en Recife dijeron el lunes que confían en que el equipo de inspectores técnicos de la FIFA quedará complacido con la inspección. Cinco inspectores pasarán el día en Recife revisando el progreso en la construcción en la Arena Pernambuco y el trabajo en la infraestructura en toda la ciudad.

La mayor preocupación ha sido con el ritmo de construcción en la Arena Pernambuco, que estaba a un 64% de completarse en septiembre. La compañía constructora dijo el lunes que el trabajo está en progreso a un ritmo de 6% mensual desde julio, pero los organizadores locales quieren que el trabajo esté finalizado en un 80% para finales de mes.

Alrededor de 4.000 trabajadores están involucrados en la construcción de la arena por el momento.

El estadio de 46.000 asientos estaba programado originalmente para que quedara terminado a finales de 2013. Pero cuando la ciudad quedó seleccionada para recibir la Copa Confederaciones, la FIFA cambió la fecha límite a febrero. La ciudad albergará cinco partidos del Mundial, incluyendo uno en la segunda ronda.

De ser incluida para la Confederaciones, la Arena Pernambuco recibirá tres partidos, incluyendo el torneo de preparación, que se jugará entre el 15 y 30 de junio entre los seis campeones continentales, el campeón mundial y el equipo del país anfitrión.

Por lo pronto, siete equipos tiene su lugar para la Copa Confederaciones del año entrante: el campeón asiático, Japón; el ganador de la Copa de Oro de la CONCACAF, México; el campeón sudamericano, Uruguay; el campeón mundial, España; el subcampeón europeo, Italia; el campeón de Oceanía, Tahití, y el anfitrión Brasil. El campeón de la Copa de Naciones de Africa se conocerá en febrero.