El presidente sirio Bashar Assad ordenó el lunes reparar de inmediato una histórica mezquita de la ciudad de Alepo, una decisión que busca contener la indignación musulmana después que los encarnizados enfrentamientos del fin de semana entre rebeldes y fuerzas del régimen causaran incendios en partes del templo.

Desde hace meses, los soldados del gobierno han estado atrincherados en la mezquita Umayyad, la cual data del siglo XXII y es reconocida por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Los rebeldes lanzaron una ofensiva esta semana para tratar de liberarla.

El activista Mohammad al-Hassan declaró que el ejército ha utilizado la mezquita como base por su ubicación estratégica en el centro de la vieja ciudad de Alepo. "Ahora está toda ennegrecida", dijo por teléfono desde dicha ciudad.

La mezquita conocida en Siria como Jami al Kabir, o la Gran Mezquita, es una de las más antiguas y grandes del país, construida alrededor de un vasto patio y rodeada por un complejo adyacente a la ciudadela medieval de Alepo.

En las últimas semanas, los rebeldes controlaban una entrada al complejo de la mezquita y el ejército controlaba otra. No está claro cómo comenzó exactamente el fuego porque el daño ocurrió en medio de los intensos enfrentamientos entre ambas fuerzas.

Anteriormente, rebeldes y activistas han denunciado que los soldados dejan mensajes ofensivos en las paredes de mezquitas y beben alcohol — prohibido por el islam — cuando están dentro.

Alepo ha sido escenario de feroces enfrentamientos que han devastado grandes zonas de la capital económica de Siria.

Según activistas, 32.000 personas han perdido la vida en los 19 meses que ha durado la revuelta armada.

También el lunes se dio a conocer que las autoridades de Turquía inspeccionaron un avión de carga armenio con destino a Siria, dijo un portavoz del ministerio turco del Exterior.

Selcuk Uncal señaló que Turquía autorizó a la aeronave cruzar espacio aéreo turco a condición de que fuera inspeccionada para corroborar que no lleva equipo militar. El aparato transporta oficialmente asistencia para la ciudad siria de Alepo.

"Si no se encuentra nada, se permitirá a la aeronave que continúe su trayecto", agregó.

La semana pasada, Turquía obligó a que aterrizara en Ankara un avión de pasajeros sirio que se dirigía de Moscú a Damasco.

Las autoridades turcas dijeron que el aparato transportaba equipo militar, pero Rusia señaló que la carga eran refacciones para sistemas de radar.

Siria y Turquía prohibieron el fin de semana que aviones de cada país vuelen por territorio de la otra nación.

___

Los periodistas de The Associated Press Albert Aji en Damasco, Bassem Mroue en Beirut, Suzan Fraser en Ankara y Frank Jordans en Estambul colaboraron con este despacho.