Un ex agente de bolsa fue arrestado el lunes y acusado de dirigir una compleja estafa en Broadway protagonizada por inversionistas ficticios en un complot que hundió la adaptación musical del thriller psicológico "Rebecca" de Alfred Hitchcock.

Mark Hotton, su esposa y tres socios también fueron acusados por separado de lavado de dinero en Long Island. El lunes por la tarde comparecían en una corte.

Fiscales federales en Manhattan acusaron a Hotton de estafar a los productores de "Rebecca" al convencerlos de que había conseguido 4,5 millones de dólares en financiamiento y la posibilidad de un préstamo de 1,1 millones de dólares para el espectáculo. A cambio, dijo, cobró decenas de miles de dólares en comisiones.

"Mark Hotton perpetró fraudes más raros que la ficción en Broadway y el circuito off Broadway", dijo en un comunicado el fiscal federal en Manhattan, Preet Bharara. "Hotton preparó a un elenco de personajes para invertir en un musical importante, inversionistas que resultaron ser fantasmas con mucho dinero. Para llevar a cabo el presunto fraude, Hotton inventó vidas, compañías y hasta montó una muerte ficticia, al hacer creer que un inversionista imaginario murió repentinamente de malaria".

La producción de Broadway basada en la novela de Daphne du Maurier de 1938 que inspiró la película de Hitchcock colapsó a principios de mes en medio de interrogantes sobre su soporte financiero y las crecientes sospechas de que uno de sus inversionistas principales — un empresario reservado llamado Paul Abrams que supuestamente prometió 4,5 millones de dólares y murió súbitamente — nunca existió.