Un tribunal cubano sentenció a cuatro años de prisión al español Angel Carromero, chofer del auto accidentado en que fallecieron en julio los disidentes Oswaldo Payá y Harold Cepero, informaron el lunes las autoridades.

Una sala penal de la provincia de Granma, a unos 800 kilómetros de la capital, declaró a Carromero culpable de "homicidio en ocasión de conducir vehículo por la vía pública", informó una nota publicada en el portal oficial Cubadebate.

Carromero, de 27 años y dirigente juvenil del Partido Popular de España, conducía el vehículo que derrapó en una zona de grava y luego se estrelló contra un árbol en julio pasado, un accidente que le costó la vida a Payá y a Cepero.

En el auto también viajaba el sueco Jens Aron Modig, quien recibió heridas leves.

El comunicado indicó que luego de "analizar un amplio material probatorio", el Tribunal "impuso la sanción de cuatro años de privación de libertad" para Carromero.

Según la sentencia, la pena se corresponde con la "conducta imprudente" del español, quien según la Fiscalía conducía con exceso de velocidad y no respetó las señales de tránsito.

A comienzo de mes, cuando se produjo la audiencia oral que duro todo un día y contó con la participación de peritos, la Fiscalía había solicitado siete años de prisión, en tanto defensa alegó que era imposible establecer exactamente la velocidad del vehículo, a lo que se sumaban las deficiencias en las señales, por lo que demandó la absolución del acusado.

La "decisión judicial puede ser impugnada tanto por el acusado como el fiscal mediante recurso de casación ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo Popular", aclaró la nota informativa.

En Madrid, el gobierno reiteró que su deseo es que Carromero vuelva cuanto antes a España.

Una vocera de la cancillería española que habló bajo la condición reglamentaria de anonimato indicó que la dependencia trabajará con las autoridades cubanas para evaluar los posibles escenarios que se abren tras conocerse la condena.

Entre esas opciones cabría la expulsión de Carromero por parte de Cuba o que España pidiera la aplicación de un convenio bilateral sobre ejecución de sentencias firmado por ambos países en 1998 y por el cual Carromero cumpliría la pena de cárcel en la nación ibérica.

Ni el Partido Popular ni la familia del joven hicieron pública su valoración del fallo del tribunal.

Modig, quien regresó a Europa unos 10 días después del accidente, calificó la sentencia de "irreal".

"Yo no creo que sea justo acusar a Ángel de un crimen", dijo Modig en declaraciones publicadas en la página de internet de la juventud demócrata cristiana sueca. "De lo que recuerdo, Angel no estaba conduciendo temerariamente".

Carromero y Modig iban en la parte delantera del vehículo, mientras que Paya viajaba junto a Cepero en la parte trasera.

El español reconoció en un video hecho público antes del juicio que perdió el control del automóvil pero no que condujera con exceso de velocidad, como sostienen las autoridades cubanas.

Según las leyes de la isla, Carromero podría haber enfrentado una pena de hasta 10 años de prisión por las muertes producidas en el accidente de tránsito.

Desde que se supo del accidente medios de prensa españoles sacaron a relucir un expediente de multas de trafico de Carromero en la nación ibérica y hasta una solicitud para quitarle su licencia de conducir.

El proceso tomó relevancia entre los medios de prensa extranjeros tanto por la ciudadanía y militancia del chofer como por el deceso de Payá, un opositor de 60 años que encabezó la década pasada un proyecto de referéndum para establecer el pluripartidismo en la isla.

"Lamento mucho la sentencia, nosotros no inculpamos a Angel Carromero... Ojalá que pueda estar con su familia pronto", dijo a la AP vía telefónica, Ofelia Acevedo la viuda de Payá. "No creemos que haya ido a exceso de velocidad. No creemos en la versión oficial", aseguró la mujer.

----

El corresponsal en Madrid, Jorge Sainz, contribuyó con este reporte.

___

Andrea Rodríguez esta en Twitter como: www.twitter.com/ARodriguezAP