Irak fue escenario de estallidos de coches bomba y ataques a tiros — obra de la insurgencia — que dejaron al menos cuatro muertos y una veintena de heridos en diversas partes del país, dijeron el lunes las autoridades.

El general brigadier Sarhad Qadir, comandante de la policía en Kirkuk, dijo que tres personas, entre estas dos soldados, perdieron la vida y 22 resultaron heridas en tres atentados, a decir dos estallidos de coches bomba y un ataque a tiros en un puesto de control, dentro y en los alrededores de la ciudad.

Kirkuk, 290 kilómetros (180 millas) al norte de Bagdad, tiene una población volátil de curdos, árabes suníes y turcomanos que se sienten con derecho a tener prominencia en la ciudad.

En Bagdad, un agente dijo que individuos armados se acercaron en un automóvil y abrieron fuego contra un vehículo civil en un suburbio en el sur, con resultado de un oficial militar muerto y tres heridos. Los agresores huyeron.

Las autoridades médicas confirmaron la cifra de víctimas a causa de los atentados.

Todas las fuentes solicitaron el anonimato para hacer declaraciones a la prensa debido a que no están autorizadas a proporcionar información.