Las restricciones al cambio de divisa extranjera impuestas por el Gobierno argentino, conocidas como "cepo al dólar", generan "incertidumbre" y están entre los factores que provocaron la caída de la inversión en el país, según dijo a Efe la autora de un informe emitido hoy en Argentina.

La caída del 15 por ciento de la inversión en el segundo trimestre de este año respecto al mismo período de 2011, se tradujo en una contracción de 3,7 puntos porcentuales en la medición del Producto Interior Bruto argentino entre abril y junio pasado, según un informe del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL) de la Fundación Mediterránea.

La autora del informe, la economista jefe del IERAL, Inés Butler, dijo a Efe que las restricciones a la compra de dólares influyeron en esta caída de inversión por "la incertidumbre" que generan en la economía.

"El cepo cambiario es un componente más de un contexto político que presenta una mayor incertidumbre sobre lo que va a pasar", explicó.

Para la economista, la caída de la inversión en inmuebles, que funcionaba en dólares, está relacionada con el cepo cambiario en un doble sentido: si bien la "pesificación" del mercado provocó su paralización, por otra parte éste se está convirtiendo en una opción ante la falta de alternativas para invertir en pesos.

"La construcción tenía un mercado inmobiliario que operaba en dólares y prácticamente se paralizó. Esto claramente va a seguir hasta que se forme un nuevo equilibrio para que la gente pueda operar", aseguró Butler.

Sin embargo, "las alternativas de la inversión están acotadas fruto de las restricciones cambiarias, por lo que hay muchos proyectos de inversión en construcción que, como tienen que pagarse en pesos, están permitiendo canalizar ahorro", agregó.

Según el estudio, la mayor caída de la inversión se produjo en los bienes de equipo, lo cual provoca "menor capacidad productiva" y también una caída en el desarrollo tecnológico.

"El productor no sabe con qué se va a encontrar de aquí a un año, de manera que prefiere utilizar la capacidad productiva que tiene antes de invertir más capital en maquinaria", explicó la economista.

El Gobierno de la presidenta Cristina Fernández impuso las primeras restricciones cambiarias destinadas a "desdolarizar" la economía en noviembre de 2011 y las endureció en julio pasado, cuando prohibió la compra de divisa extranjera para atesoramiento y para la adquisición de inmuebles, entre otros casos.