El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, expresó hoy su apoyo a los esfuerzos del enviado conjunto de la Liga Árabe y de la ONU para Siria, Lajdar Brahimi, que instó a hallar una solución política al conflicto de este país.

En una reunión en Bagdad, Al Maliki aseguró a Brahimi que cuenta con todo su respaldo porque el éxito de su mediación será "un éxito para Siria y para toda la región".

El jefe de Gobierno sirio instó a los países influyentes de la región a actuar con responsabilidad para proteger la vida de los sirios y conservar la unidad de este país.

Según un comunicado del Gobierno iraquí, Brahimi presentó una visión preliminar sobre la solución del conflicto que es compatible con la postura de Bagdad.

La idea del mediador internacional se centra en la aplicación de un alto el fuego y el inicio de un proceso político que lleve a un acuerdo aceptado por el pueblo sirio y que responda a sus aspiraciones legitimas.

De acuerdo al comunicado, las dos partes llegaron a un acuerdo articulado que pueden conformar una hoja de ruta para que Siria salga de la crisis, aunque no se ofrecieron detalles de este plan.

Brahimi llegó hoy a Bagdad en el marco de una gira por la región en la que ha visitado Arabia Saudí, Turquía y Irán para buscar una solución política a la crisis en siria y lograr el cese de los enfrentamientos.

En Teherán, se entrevistó ayer con el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Ali Akbar Salehi, y afirmó que la ONU y la Liga Árabe están preparadas para ayudar a acercar los puntos de vista de las partes involucradas en el conflicto y presentar próximamente un plan de paz.

La crisis que se vive en Siria desde marzo de 2011 ha causado ya unos 25.000 muertos, mientras que 2,5 millones de personas necesitan ayuda humanitaria y más de 250.000 se han refugiado en los países vecinos, según Naciones Unidas.