Alemania ha defendido de nuevo que la supervisión bancaria europea se centre sólo en los bancos grandes que sean importantes para la estabilidad del sistema financiero.

La presidenta de las autoridades alemanas de supervisión financiera (Bafin), Elke König, dijo hoy en un acto celebrado en Múnich que "los bancos que no son relevantes para el sistema financiero deberían seguir siendo supervisados a nivel nacional".

König aseguró que tampoco ha oído cómo va a solucionar el Banco Central Europeo (BCE) el conflicto de objetivos entre la supervisión bancaria y la política monetaria y consideró que es más que ambicioso si esta supervisión bancaria a nivel europeo comienza a funcionar el próximo año.

El Gobierno alemán descarta que las nuevas autoridades de supervisión bancaria europea vayan a poder iniciar sus actividades en enero de 2013.

El presidente del BCE, Mario Draghi, apuntó en Tokio que aunque las funciones de supervisión estén legalmente aprobadas a partir del 1 de enero del próximo año, eso no significa que la entidad pueda iniciar su trabajo.