Unas once mil personas de 18 países recorrieron hoy la popular Quinta Avenida de Nueva York mostrando sus vestidos y su música típica en el tradicional Desfile de la Hispanidad.

Como cada año, España presidió el colorido desfile, luego de que el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, cortara la cinta que dio inicio al evento, junto al cónsul Juan Ramón Martínez Salazar y el presidente del desfile, Edgardo Alonzo.

Este desfile se realiza cada año para conmemorar el descubrimiento de América, el 12 de octubre de 1492 por Cristóbal Colón, en un viaje financiado por España.

"La comunidad hispana debe estar más estrechamente unida que nunca ante la difícil situación en este mundo tan agitado y en crisis. El manifestar el orgullo hispano que tenemos aquí (en EE.UU.) es un símbolo de lo que tenemos que hacer, además de trabajar juntos con la juventud", dijo el cónsul a Efe.

Por su parte, la vicepresidenta de Guatemala, Roxana Baldetti, que fue la Gran mariscal del desfile y que realiza una gira de trabajo en EE.UU., aseguró a Efe que este evento es una muestra de la "cultura, la alegría, el sabor que caracteriza a los hispanos".

El primero en tomarse la avenida fue el Centro Español, con un grupo de sevillanas y un cantante de flamenco, y luego la vía se abrió al multicolor de las banderas latinoamericanas de cientos de migrantes que acudieron con vestimentas folclóricas.

Decenas de personas, nacionales y extranjeros, se ubicaron a lo largo de la avenida, en medio de un espectáculo cultural en el que destacó el flamenco de España, el tango de Argentina, las Morenadas y Tinkus de Bolivia, la Cueca de Chile y la murga de Uruguay.

También disfrutaron de los "diablos cojuelos" con sus máscaras, personajes típicos de los carnavales de la República Dominicana, o de los caporales (capataz de los esclavos) de Bolivia, el país con la mayor delegación, sin que faltaran elementos religiosos, como las imágenes de la Guadalupana de México.

Cada año hay más participación de niños y jóvenes en el desfile, que, aunque nacidos en EE.UU., muestran orgullo por sus raíces.

"Nuestra meta es intentar inmiscuir a la juventud en el desfile porque lo único que le podemos dejar es el orgullo de los países de Latinoamérica, para que nunca olviden sus raíces, su folclore y sus tradiciones", puntualizó el presidente del Desfile de la Hispanidad.