Un equipo uruguayo de rugby disputó un encuentro que se había aplazado cuatro décadas debido a la caída del avión en el que viajaban en los Andes, región inhóspita donde varios jugadores se vieron obligados en aquel trance a comer carne humana para sobrevivir tras permanecer más de dos meses atrapados en la nieve.

El partido tuvo lugar el sábado en Santiago contra el ex equipo chileno de rugby con el que debían haber jugado a fin de conmemorar el 40 aniversario de la tragedia, la cual adquirió fama mundial al quedar plasmada en un libro que tuvo grandes ventas y en una película de Hollywood.

Las autoridades develaron una placa conmemorativa con fotografías de quienes fallecieron en aquel accidente aéreo en los picos nevados de la región.

El avión de la fuerza aérea uruguaya que transportaba al equipo se estrelló en la cordillera en octubre de 1972 cuando se dirigía de Montevideo a Santiago. Sólo 16 de los 25 pasajeros sobrevivieron gracias a que comieron carne que habían retirado de los pasajeros muertos, cuyos cadáveres se habían preservado en la nieve.