La policía brasileña dijo que unos 2.000 agentes no tuvieron resistencia durante la ocupación de una favela controlada desde hace tiempo por la mayor facción de narcotraficantes de Río de Janeiro.

La fuerza pública dijo en un parte difundido el domingo que la operación tomó unos 20 minutos. En Jacarezinho fueron efectuados seis disparos una vez que llegaron los agentes, y un sospechoso resultó herido cuando intentaba incendiar una barricada con la cual dificultar el avance de los agentes.

La operación comenzó de madrugada y para las 10 de la mañana fueron izadas la bandera brasileña y la estatal en el centro del complejo.

Esta zona pasará a integrar ahora parte de un programa estatal que establece las llamadas "unidades policiales pacificadoras" en las favelas controladas anteriormente por los narcotraficantes. Es la 29na unidad de ese tipo creada en Río de Janeiro.