La moneda china ha alcanzado su tasa de equilibrio y su valor lo determinan principalmente las fuerzas del mercado, no la intervención gubernamental, dijo el domingo el jefe del Banco Central de Beijing, en un indicio de las pocas posibilidades de un próximo cambio en la cotización del yuan.

En un discurso que pronunció uno de sus adjuntos, el gobernador del Banco Popular de China, Zhou Xiaochuan, advirtió que demasiada flexibilización monetaria en las grandes economías causa presiones inflacionarias a China en momentos en que ésta intenta impulsar su crecimiento y controlar el avance de los precios.

Las declaraciones de Zhou tienen lugar en momentos en que la paridad cambiaria entre el yuan y el dólar volvió a ser tema en la contienda presidencial en Estados Unidos, donde el candidato republicano Mitt Romney ha acusado al presidente Barack Obama de eludir una decisión importante relacionada con la supuesta manipulación que Beijing hace de su moneda para tener ventajas comerciales.

El Departamento del Tesoro debía anunciar el lunes una decisión al respecto, pero el viernes dijo que lo haría hasta después de la reunión de principios de noviembre de autoridades financieras globales, aunque lo más probable es que sea después de las elecciones presidenciales del 6 del mes entrante.

Desde hace mucho tiempo Estados Unidos ha exigido a China que levante los controles a su tipo de cambio porque, según Washington, el gigante asiático mantiene subvaluado al yuan para abaratar relativamente las exportaciones chinas en los mercados externos.

Zhou dijo que desde 2011 el banco central de China no interviene en el mercado cambiario y que la cotización se ha mantenido en alrededor de 6,3 yuanes por dólar.

"La tasa (cambiaria), la spot (al contado) y a futuro, son determinadas por la oferta y la demanda del mercado, y básicamente están muy cercanas a la tasa de equilibrio", señaló.

El yuan ha aumentado de valor más de 30% frente al dólar en términos nominales desde 2005, dijo Zhou. La moneda china "ha subido bastante en los últimos 15 años, agregó.