El gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) efectuó hoy un simulacro de votación con miras a las elecciones municipales en Nicaragua, que tendrá lugar el 4 de noviembre próximo.

El simulacro, que transcurrió con normalidad, según radios afines al Gobierno, se desarrolló en los 153 municipios nicaragüenses, ubicados en 15 provincias y dos regiones autónomas.

La idea de este ejercicio de votación de los sandinistas es "verificar que todo esté listo para los comicios municipales del 4 de noviembre", declaró en la víspera a medios oficiales la primera dama nicaragüense, Rosario Murillo.

Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía del Gobierno sandinista, indicó que el simulacro es, además, para verificar el "tendido electoral y el tendido político" del partido en el poder.

"Con esta jornada se comprobará la capacidad para invitarnos todos a ir a cumplir con ese derecho constitucional que tenemos los nicaragüenses de emitir nuestro voto", anotó.

Unos 3,6 millones de nicaragüenses están habilitados para elegir en las urnas el 4 de noviembre a sus 153 alcaldes y vicealcaldes, así como a 6.534 concejales.

En los comicios municipales participarán el FSLN y los opositores Partido Liberal Independiente (PLI) y el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), entre otros pequeños colectivos.

En las pasadas elecciones municipales celebradas en 2008, el oficialismo ganó en 109 de los 153 municipios, incluida Managua, pero la oposición denunció un fraude.

Los comicios municipales serán vigilados por una misión de acompañamiento de la Organización de Estados Americanos (OEA), integrada por 65 expertos y encabezada por el mexicano Lázaro Cárdenas Batel.

Cárdenas Batel aclaró el jueves pasado que no serán jueces del proceso ni pretenden "ser los avales" de esos comicios, sino que acompañarán la jornada y al final elaborarán un informe que será presentado ante el Consejo Permanente de la OEA y eventualmente en Nicaragua.