Las obras del escritor chino Mo Yan, el premio Nobel de Literatura de este año, se han agotado en las librerías chinas después de que se anunciara la concesión del galardón, según publica hoy el diario "China Daily".

Algunas de las principales tiendas de Pekín habían dedicado estanterías enteras a las obras de Mo ante los rumores de que recibiría el preciado premio, pero ya el mismo jueves por la noche, una vez que la Academia sueca anunció la concesión, se quedaron sin existencias.

Las librerías por Internet también han agotado su inventario de volúmenes del escritor.

Según indicó al diario la página de ventas por Internet 360buy.com, la noche del jueves los pedidos de novelas como "Pechos Grandes, Amplias Caderas" doblaron los encargos recibidos durante todo el mes de septiembre.

Ye Xiaozhou, portavoz de otro portal de ventas por Internet, China Dangdang, afirmó que en 24 horas vendieron más de 10.000 volúmenes del autor y han encargado los últimos ejemplares que las editoriales tenían disponibles.

"No es una sorpresa cuando los libros de un autor venden más tras ganar el premio Nobel. Pero esta vez la gente está más apasionada porque el ganador es chino", declaró Ye.

El Gobierno chino ha reaccionado con entusiasmo ante la concesión del premio a Mo -cuyo verdadero nombre es Guan Moye y cuyo seudónimo significa "no hables" en mandarín-, al que presenta como el primer ciudadano chino al que se le concede el Nobel de Literatura.

Gao Xingjiang lo recibió en el año 2000 pero para entonces había recibido la nacionalidad francesa.

La concesión del premio Nobel de la Paz al disidente chino encarcelado Liu Xiaobo en 2010 generó fuertes protestas del Gobierno chino, que lo consideró una injerencia occidental en sus asuntos internos.