Las disidentes Damas de Blanco denunciaron hoy más de 20 arrestos de integrantes del grupo para impedirles asistir a su caminata de los domingos en La Habana, dedicada en esta ocasión a Laura Pollán, su líder fallecida hace un año, y en la que pudieron participar unas cincuenta mujeres.

"Muchas damas de blanco en muchos lugares de la isla están detenidas desde ayer y hoy para impedir que puedan estar aquí", dijo a corresponsales extranjeros Berta Soler, la portavoz del grupo, antes de iniciar el desfile silencioso por la habanera Quinta Avenida tras asistir, como todos los domingos, a misa en la iglesia de Santa Rita.

Por el momento, Soler tiene constancia de que al menos doce mujeres del grupo fueron arrestadas en La Habana, seis en la provincia central de Villa Clara y otras cuatro en Matanzas.

Pese a los arrestos, medio centenar de damas de blanco desfilaron en memoria de Pollán portando sus habituales gladiolos, esta vez de un color más vivo que en otras jornadas.

En la sede de las Damas de Blanco, instalada en el domicilio de la difunta Laura Pollán, en la popular barriada de Centro Habana, se mantiene abierto desde el pasado sábado un libro de firmas para rendirle tributo.

Pero, según refirió a Efe la integrante del colectivo disidente femenino, Ramona Rivero, la policía mantiene rodeada la vivienda con un cordón que abarca cuatro manzanas a la redonda y no permite llegar a los disidentes hasta el lugar.

Laura Pollán murió el 14 de octubre de 2011 a los 63 años en un hospital habanero por una insuficiencia respiratoria y una descompensación diabética.

La activista se convirtió en uno de los rostros más conocidos y respetados de la lucha pacífica por la causa de los presos políticos cubanos al frente de mujeres familiares de los 75 disidentes encarcelados en la Primavera Negra de 2003.

El Gobierno cubano considera a los disidentes "contrarrevolucionarios" y "mercenarios" al servicio de Estados Unidos.