La Iglesia católica de El Salvador denunció hoy que la política de este país centroamericano está "desprestigiada" y "casi prostituida", debido a que todo se negocia bajo la mesa de acuerdo a los intereses de cada partido.

"La política está en nuestro país muy desprestigiada, casi está prostituida", ya que todo se negocia, según los intereses políticos de cada partido y no de la sociedad, dijo en conferencia de prensa el obispo auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chávez, tras la tradicional misa en la Catedral Metropolitana de San Salvador.

"Hay que rescatarla, necesitamos que quienes tienen el destino de la patria en todos sus niveles sepan asumir sus responsabilidades, desde el presidente de la república hasta el último alcalde o concejal", agregó.

Al tiempo crítico al Parlamento salvadoreño por no haber elegido todavía al nuevo fiscal general, que en septiembre pasado le tocaba asumir, pero no fue posible debido a que la elección de Astor Escalante fue anulada en julio por el Supremo.

La Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) anuló la elección de Astor bajo el argumentó que no le correspondía a la legislatura pasada, que terminó el 30 de abril, sino a la actual, que empezó el 1 de mayo.

"Hay crisis" en la elección del nuevo fiscal "y las razones tienen que ver con temores, temor a un fiscal que de verdad haga las cosas como se tienen que hacer", sentenció.

Además enfatizó que este "es un tema que nos lleva a pensar cómo están los fundamentos del país, las bases en las que estamos fabricando la democracia".

La Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) anuló el 10 de julio la elección de Escalante como nuevo fiscal general en lugar de Romeo Barahona, cuya gestión de tres años concluyó el 18 de septiembre, y ordenó repetir el proceso.

Desde el de 3 de septiembre pasado inició una negociación entre los seis partidos con representación legislativa para elegir al nuevo al fiscal general, pero hasta el momento siguen sin ningún acuerdo.

La negociación arrancó tomando en cuenta a los 47 candidatos que se presentaron para la elección del 24 de abril, pero finalmente la lista se redujo a tres: Romeo Barahona, quien aspiraba a la reelección; Escalante y el abogado Luis Antonio Martínez.

El fiscal general adjunto, Ovidio Portillo, desempeña la titularidad de la Fiscalía General de la República (FGR) desde el 19 de septiembre pasado, por lo que la institución funciona con normalidad.