El exmonarca de Camboya Norodom Sihanouk, que abdicó en favor de su hijo en 2004 tras haber vivido los años más convulsos de su país, murió hoy en Pekín a los 89 años, informó la televisión camboyana.

"Nuestro exrey murió a las 2.00 de la madrugada (18.00 GMT del domingo) en Pekín por causas naturales", indicó el viceprimer ministro camboyano, Nhek Bunchhay, según un comunicado de la agencia china Xinhua.

Sihanouk, que reinó Camboya entre 1941 y 1955 y entre 1993 y 2004, murió en el hospital de un ataque al corazón y sus restos serán enviados a su país para recibir un funeral budista en el Palacio Real.

El exmonarca, que abdicó hace ocho años a favor de su hijo, el rey Norodom Sihamoni, había sido tratado en China en varias ocasiones a causa del cáncer y habría cumplido 90 años a finales de octubre.

Sihanouk, que llegó a estar relacionado con los jemeres rojos y vivió exiliado durante los años más sangrientos del líder de la guerrilla maoísta Pol Pot, era una figura reverenciada por la mayoría de los camboyanos.

En 1941, accedió al trono de Camboya, entonces una colonia francesa, y doce años más tarde contribuyó a la independencia de su país y abdicó poco después en favor de su padre para iniciar una carrera política.

Tras ocupar en varias ocasiones el cargo de primer ministro, volvió a ser rey tras la muerte de su padre en 1960 y, en plena guerra de Vietnam, fue depuesto en 1970 en un golpe de estado por el general Lon Nol, apoyado por Estados Unidos.

Sihanouk se alió con las guerrillas de las que surgiría el temido Jemer Rojo, que durante un tiempo lo utilizó como cabeza visible y luego lo puso bajo arresto en su palacio, hasta que se exilió a China a mediados de los 70.

Más tarde, criticó a los jemeres rojos de Pol Pot, responsables del genocidio de al menos 1,7 millones de personas en los campos de exterminio y por las hambrunas, y finalmente contribuyó al proceso de paz al acceder de nuevo al trono en 1993.