Novak Djokovic perdió el primer set y salvó cinco puntos decisivos en el segundo para dar vuelta el marcador y derrotar el domingo a Andy Murray por 5-7, 7-6 (11), 6-3 en la final del Masters de Shangai.

En otra lucha apasionante entre los dos finalistas del Abierto de Estados Unidos, Djokovic parecía encabezado a la derrota cuando Murray lanzó su saque estando en ventaja de 5-4 en el segundo set, pero salvó uno de los puntos antes de quebrar el saque de su rival para quedar 5-5. Después salvó cuatro más en un tenso desempate, que finalmente ganó. En el tercer set el serbio quebró dos veces el saque de Murray para ganar su quinto título del año.

Fue apenas la primera derrota de Murray en Shangai en 13 partidos.

Murray había derrotado Djokovic en cinco sets en el Flushing Meadows para ganar su primer título de Grand Slam.

Cuando el serbio perdió su saque por cuarta vez en el undécimo game del primer set perdió la calma y golpeó cuatro veces la raqueta contra el suelo.

"A fin de cuentas somos humanos", se justificó Djokovic por su arranque temperamenteal. "Somos jugadores profesionales de tenis y grandes rivales, pero al final somos humanos. No podemos avergonzarnos por nuestras emociones. No veo nada de malo en mostrar las emociones, positivas o negativas".

"Yo gané el encuentro", agregó el serbio. "Pero, según han podido ver, fue muy reñido. Fue un partido muy parejo durante los tres sets. El estuvo tan cerca de la victoria que no puedo decir que yo haya sido el mejor".

"Fue decepcionante perder", dijo a su vez Murray. "He perdido partidos más duros que esos en los grandes torneos. De modo que me repondré bien. Y no es que yo haca cedido el partido. Creo no haber cometido errores".