Las autoridades de los países de América debatirán a partir de mañana en Guatemala sobre las estrategias de combate a la trata de personas, en una reunión convocada por la OEA.

La actividad, de dos días, se celebrará en un hotel del sur de la capital guatemalteca, y tendrá como objetivo analizar los avances de los países de las Américas respecto al plan de trabajo para combatir ese flagelo.

En la III Reunión de Autoridades Nacionales en Materia de Trata de Personas, convocada por la Organización de Estados Americanos (OEA), también se discutirán los mecanismos comunes que cada región implementa, según un comunicado de la Cancillería guatemalteca divulgado este domingo.

Se discutirá y decidirá sobre "las rutas a seguir, las mejores prácticas y la dirección que habrá de tomar cada región en temas de prevención y procesamiento de criminales, identificación y protección de víctimas y cooperación internacional".

Las reuniones anteriores se realizaron en la isla Margarita (Venezuela) en 2006, y en Buenos Aires (Argentina), en 2009, en las que se estudiaron los mecanismos de cooperación integral entre los Estados para asegurar la protección y asistencia a las víctimas, la prevención del delito y la penalización de sus autores.

Estos encuentros, que han sido auspiciados por la OEA, han facilitado el dialogo político y la cooperación entre los países de origen, tránsito y destino de la trata de personas, así como el establecimiento o mejoramiento de registros estadísticos.

Las Reuniones de Autoridades Nacionales contra la Trata de Personas tienen su origen en un mandato emanado de la Tercera Cumbre de las Américas, celebrada en Canadá en 2001.

Miles de latinoamericanos, especialmente mujeres y niños, así como inmigrantes que emprenden su camino hacia Estados Unidos, son víctimas de las bandas criminales dedicadas a la trata de personas y delitos conexos.

Aunque en los últimos años las autoridades han promovido mayores controles de combate a estas organizaciones, éstas a su vez se han modernizado al utilizar mecanismos tecnológicos para captar mayor cantidad de niños y mujeres para integrarlos a actividades de explotación laboral y sexual.