El abridor venezolano Aníbal Sánchez trabajó siete sólidos episodios y los Tigres de Detroit consiguieron "blanqueada" de 3-0 contra los Yanquis de Nueva York en el segundo juego de la serie por el banderín de la Liga Americana.

La victoria deja a los Tigres con una ventaja de 2-0 en la serie por el título de la Americana que se juega al mejor de siete.

Después de dos primeros duelos en el Yankee Stadium, la serie se traslada al Comerica Park, la casa de los Tigres, en donde el martes se realizará el tercer partido.

Los Tigres subirán a la lomita a su abridor el Jugador Más Valioso (MVP), Justin Verlander, quien protagonizará un duelo de serpentina contra Phil Hughes, que iniciará por los Yanquis.

El partido es el primero de los Yanquis sin la presencia de su parador en corto Derek Jeter, que una noche antes sufrió fractura de tobillo y que quedó fuera de acción en lo que resta del año.

El lanzador diestro de Maracay, Sánchez (1-0), tuvo una salida sólida y en siete episodios maniató a los Yanquis a sólo tres incogibles, les regaló tres pasaportes y ponchó a siete enemigos para acreditarse la victoria.

Sánchez, que hizo su segunda salida en fase final, tuvo la asistencia del cerrador Phil Coke (1), que trabajó dos episodios, permitió un imparable y ponchó a tres para conseguir el rescate.

En el ataque nuevamente el bateador designado Delmond Young fue jugador clave al hacer jugada de selección en el séptimo episodio para darle movilidad a la pizarra.

El bateador emergente y guardabosques venezolano Avisail García amplió la ventaja 2-0 en la octava entrada con sencillo remolcador de una carrera.

Mientras que el rey de Triple Corona, el antesalista venezolano Miguel Cabrera, cerró la cuenta con sencillo a lo profundo del jardín derecho para remolcar la tercera rayita para los Tigres.

Los Yanquis, que sustituyeron a Jeter con Jayson Nix, que se fue de 3-0, consiguieron solamente cuatro imparables, uno de ellos del antesalista Alex Rodríguez, que se fue de 4-1 en su segundo juego consecutivo después de haber sido enviado al banquillo el viernes. El sábado el tercera base se fue de 3-0 cuando los Yanquis perdieron 4-6 en 12 episodios.

La derrota la cargó el abridor japonés Hiroki Kuroda (0-1) en siete entradas y dos tercios, permitió cinco imparables, tres carreras y retiró a 11 por la vía del ponche.

Los 47.082 asistentes al Yankee Stadium vieron cómo su equipo desperdiciaba la ventaja que le brindaba tener dos partidos como local, y ahora deberá pagar la visita a los Tigres, cuando la serie se reanude en Detroit, el martes.